<--

Lección 1 ¡Alabad a Dios Fuente de Toda Bendición!

(Salmos 103, 2 Timoteo 1:9, Éxodo 15, Romanos 12)

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link: Ore por la guía del Espíritu Santo mientras estudia.



Introducción: ¿Cuán importante es tu salud? ¿Te gustaría levantarte cada mañana sintiéndote bien? Si el dinero es un indicador, he leído que solo en Estados Unidos se gastan más de dos trillones de dólares (trillones, no billones) cada año en salud. ¿Se preocupa Dios por nuestra salud? ¿Existe una conexión entre la justicia y la salud? ¿Tenemos una obligación con Dios para hacer lo mejor de nuestra parte para estar saludables? ¡Introduzcámonos en nuestra nueva serie de estudios para ver lo que la Biblia tiene que decir sobre la salud!


  1. Razones para Alabar


    1. Lee Salmos 103:1. ¿Qué significa alabar a Dios con “todo nuestro ser”? (Esta no es una alabanza superficial. Esto es alabar a Dios desde nuestra esencia – desde nuestro ser más profundo.)


    1. Lee Salmos 103:2. A menudo escucho gente que dice que deberíamos alabar a Dios “por lo que Él es.” ¿Qué razón adicional nos da el salmista para alabar a Dios? (¡El nos da beneficios! Esta pareciera una razón egoísta para dar alabanza, pero es natural (y fácil) alabar a alguien que te ayuda.)


    1. Lee Salmos 103:3-5. ¿Qué está describiendo el salmista? (Los beneficios previamente mencionados que Dios nos da.)


      1. Hagamos una lista de estos beneficios. (Perdón de pecados. Sanación de las dolencias. Rescatarnos del sepulcro. Darnos amor y compasión. Satisfacer nuestros deseos de buenas cosas. Darnos juventud.)


        1. Al mirar esta lista, ¿Tienen que ver alguno de estos beneficios con la salud? (¡Sí! Darnos un sentimiento de juventud y quitarnos nuestras enfermedades.)


        1. ¿Le das alguna importancia al hecho de que cuando el salmista pone en la lista nuestros beneficios pone primero el perdón de pecados y la sanación de las enfermedades en segundo lugar? (La vida eterna es lógicamente más importante que la vida en la tierra.)


          1. Veamos estos beneficios – perdonar nuestros pecados y sanarnos de las enfermedades – más detalladamente.


  1. Alaba por el perdón de los Pecados.

Lee 2 Timoteo 1:9. ¿Cuándo formula Dios Su plan para reparar nuestro problema del pecado? (Antes del comienzo del tiempo.)


      1. ¿Qué sugiere esto sobre el pensamiento de Dios cuando nos creó? (El nos creó con el conocimiento de que podíamos rechazarlo.)


        1. Asume que eres un padre y tu hijo te ha rechazado. Si pudieras volver el tiempo atrás y no haber tenido ese hijo, ¿Lo hubieras hecho? (Un padre que dice, “Yo lo hubiera tenido de todas maneras” muestra un amor extraordinario. Nuestro Dios ha mostrado un amor increíble por nosotros.)


    1. Lee Efesios 2:8-10. ¿Nos merecemos el perdón de nuestros pecados y la vida eterna? (No. Es un don de Dios, y no el resultado de nuestras obras. Sin embargo, hemos sido creados para hacer buenas obras.)


    1. Ahora entendemos por qué el salmista en Salmos 103:3 alaba a Dios por el perdón de nuestros pecados.


  1. Alaba a Dios por Sanar nuestras Dolencias y Darnos Juventud


    1. Lee Éxodo 15:26. ¿Qué conexión hay entre obedecer a Dios y la enfermedad? (Dios dice que si obedecemos, no traerá sobre nosotros las enfermedades que trajo a los egipcios.)


      1. ¿Significa esto que cuando nos enfermamos es porque pecamos? (Quizás.)


      1. ¿Qué nos enseña el libro de Job sobre este tema? (Los “amigos” de Job le estaban diciendo que él estaba enfermo y sufriendo porque no había obedecido a Dios. Pero, nosotros sabemos que desde el primer capítulo de Job que Dios le dijo a Satanás que Job era “un hombre recto e intachable, que me honra y vive apartado del mal.” Job 1:8.)


        1. ¿Qué conclusión deberíamos sacar de Job y Éxodo 15:26 sobre el origen de la enfermedad? (A veces nos enfermamos porque no hemos seguido a Dios y a veces nos enfermamos porque hemos seguido a Dios. Además, nuestro sentido común nos dice que a veces nos enfermamos simplemente porque vivimos en un mundo lleno de pecado.)


      1. Veamos nuevamente las últimas palabras de Éxodo 15:26: “Yo soy el Señor, que te cura.” ¿Hay tanto un sentido negativo como positivo de Dios sobre nuestra salud? (Dios parece decir que Él es un Dios sanador. Esto es Su atributo normal, el lado positivo de la salud. Sin embargo, Él también trae enfermedades sobre los desobedientes. Dios está involucrado en nuestra salud de manera positiva y negativa.)


    1. Lee Jeremías 7:22-23. ¿Podría Dios tan solo haberle dado al pueblo mandamientos sobre como adorarlo? (Por supuesto. Esta es la manera en que la gente veía a los dioses paganos.)


      1. ¿Qué más hizo Dios por nosotros? (Dios no solo está buscando nuestra adoración, Él está buscando tener una relación con nosotros. El quiere que nuestras vidas estén bien – y por esa razón Él nos ha dado una serie de mandamientos. Este es el lado positivo de la obediencia, el lado “curativo.”)


      1. ¿Qué ejemplos vemos de esto en la Biblia? (Si lees Levítico capítulos 11-15 encontrarás numerosas reglas que Dios le dio a Moisés para mantener al pueblo saludable y libre de enfermedades.)


    1. Lee Proverbios 3:7-8. Evitar la arrogancia, temer a Dios, huir del mal: ¿Tienen estas cosas una conexión obvia con la salud y los huesos fuertes? (Esto sugiere una conexión entre la salud espiritual y la salud física. Esto parece más que solo la idea de Dios poniendo enfermedades sobre nosotros como un juicio o una prueba, o sanándonos como una bendición. Hay alguna conexión inherente entre la justicia y la salud. El resultado natural de la obediencia es un cuerpo fuerte y saludable.)


  1. Alaba el Sacrificio


    1. Lee Romanos 12:1. Pensé que Jesús era el cordero de Dios que murió por nuestros pecados. ¿Por qué nosotros somos sacrificios?


      1. Trabajemos con este problema. ¿Cuál es la razón para que nosotros seamos sacrificios? (“Tomando en cuenta la misericordia de Dios.” Esta es una referencia a la misericordia que Jesús nos mostró al morir por nuestros pecados. Como Sus seguidores, necesitamos tener la misma actitud de sacrificio.)


      1. ¿De qué manera nuestro sacrificio es diferente que el de Jesús? (Nosotros somos un “sacrificio vivo”. ¡Yo elegiré eso en vez de ser un sacrificio “muerto”!)


      1. ¿Cómo es esta adoración? (Como parte de nuestra adoración a un Dios que dio Su vida por nosotros, nosotros hacemos algunos sacrificios.)


      1. Ahora la pregunta difícil, ¿De qué clase de sacrificio estamos hablando? ¿Qué significa para ti “ofrecer” tu “cuerpo” como un “sacrificio vivo”?


    1. Lee Romanos 12:2. ¿Cuál sugiere esto que es la respuesta a la pregunta anterior? (Nuestro “sacrificio” es conformar la voluntad de Dios y no la voluntad del mundo.)


      1. Romanos 12:1 se refería a nuestro cuerpo y este se refiere a nuestra mente. ¿Están ambos involucrados en este sacrificio vivo? (Claramente, hay un componente físico en esto. Un cuerpo saludable reflejando una relación positiva con Dios es parte del “sacrificio.” Nuestras acciones comienzan con actitudes en nuestra mente. Necesitamos presentar un sacrificio total: ¡mente y cuerpo!)


      1. ¿Es la salud una parte de esto? (Lo paralelo parece ser una mente renovada y un cuerpo renovado. Estos reflejan nuestra total adoración de Dios.)


      1. Toda clase de personas adoran su cuerpo. Este es uno de los principales objetivos de nuestra era. ¿Es esto lo que se está discutiendo aquí? (El texto nos advierte sobre conformarnos con el modelo del mundo. En cambio, nuestra adoración es una mente y un cuerpo reflejando la grandeza de nuestro Dios.)


    1. Amigo, si no has pensado sobre la relación entre la salud y la espiritualidad, si no has pensado en cuidar tu cuerpo como parte de una adoración a Dios, ¿Lo considerarás hoy? ¿Por qué no comprometerte hoy a pedirle a Dios que te ayude a renovar no solo tu mente, sino también tu cuerpo como parte de tu “sacrificio vivo”?


  1. La Semana Próxima: El Poder de la Elección.