<--

Lección 13 El Fruto del Espíritu: El Carácter del Cristiano

(Mateo 6, 2 Corintios 3, Juan 15)

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione  de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link: Ore por la guía del Espíritu Santo mientras estudia.


Introducción: ¿Alguna vez has escuchado sobre “la enfermedad del apuro”? En los estados Unidos tenemos toda clase de enfermedades que no son consideradas tradicionales. La enfermedad del apuro es una de esas falsas enfermedades, y yo la padezco. Siempre estoy apurado para terminar lo que sea que esté haciendo. Una vez hecho, me embarco en una nueva tarea. Cuando estoy manejando, siempre estoy apurado. Cuando vamos al aeropuerto a buscar a alguien, mi esposa siempre me dice que conduzca más despacio porque llegamos muy temprano. Yo sé que es verdad, pero me cuesta aceptar el consejo. Esta es la última lección de nuestra serie de estudios sobre los frutos del Espíritu. Nuestro estudio de la biblia esta semana sugiere que la calidad de nuestro viaje, más que prisa para ir al cielo, es de mayor preocupación. ¡Introduzcámonos en nuestro estudio y descubramos la cura espiritual para la enfermedad del apuro!


  1. I. Las Primeras cosas Primero 


    1. A. Lee Mateo 6:31-33. ¿Tenían los paganos la enfermedad del apuro? (¡Sí!) Ellos corrían detrás de las cosas de esta tierra.)


      1. 1. ¿Qué le aconseja esto a los cristianos que hagan y que no hagan? (Que no se preocupen por sus necesidades. Más bien, busquen “su reino y su justicia.”)


        1. a. ¿Están relacionados Su reino y Su justicia?  


          1. (1) ¿Es importante el orden de búsqueda? Si es así, ¿Qué significa buscar primero el reino de Dios como opuesto a la justicia de Dios? (Esto refleja la idea de la salvación por la fe primero, y luego establece el objetivo de vivir una vida justa.)


        1. a. Volvamos atrás y contemplemos estos versículos.  ¿Qué se promete aquí? (Que si aceptamos la salvación por la fe, y perseguimos la justicia, no necesitamos correr detrás de nada más.) 


        1. a. De vez en cuando leo los escritos de un ministro cuya teología creo que es sospechosa. Un día el escribió que iba a suspender su trabajo bíblico, y tomarse un descanso para juntar algo de dinero para aumentar su jubilación. Como no me gustaba su teología, ¡pensé que esa era una idea espléndida! ¿Cómo encuadra su idea? (Es lo contrario.) 


    1. A. ¿Alguna vez pensaste que si haces del avance al reino de Dios tu objetivo principal, esto no solo produciría los frutos del Espíritu, sino también proveería esas cosas que los paganos tienen tanta prisa por obtener?  


    1. I. En el Camino a La Gloria 


    1. A. Lee 2 Corintios 3:7-8. Las letras grabadas en piedra son los Diez Mandamientos. ¿Qué gloria, que se vio en la cara de Moisés, venía con los Diez Mandamientos? (Lee Éxodo 34:29-30. Estar en la presencia de Dios puso el rostro de Moisés radiante con la gloria de Dios.)


    1. A. Lee 2 Corintios 3:13-18. ¿Tienes tú la posibilidad de que tu rostro resplandezca con la Gloria de Dios? (¡Sí!)


      1. 1. ¿Por qué Moisés tuvo que usar un velo y tú no tienes que hacerlo? (La ley no guiaba al pueblo que rodeaba a Moisés a la justicia. Así, ellos no podían soportar la Gloria de Dios. Pero, ser salvo por gracia quita la necesidad del velo – porque tu rostro también refleja la gloria de Dios.)


      1. 1. Una vez que vemos que la gloria “brilla” en nuestros rostros, ¿hemos alcanzado nuestro objetivo?  (¡De ninguna manera! “Somos transformados a su semejanza con más y más gloria.”)


      1. 1. Amigo, ¿quieres que la gente se sorprenda al ver la Gloria de Dios en tu rostro? 


      1. 1. ¿Cómo es posible semejante transformación? (Nota la última parte de 2 Corintios 3:18 otra vez: “por la acción del Señor el cual es el Espíritu.” Esta es la obra del espíritu Santo en nuestras vidas. Quizás el título de esta lección debería haber sido: El Fruto del Espíritu es un rostro resplandeciente.)


    1. A. En nuestro viaje de la vida, no somos llamados a correr detrás de las cosas, ¡somos llamados a irradiar! 



    1. I. Guardianes del Asfalto


    1. A. Algunos autos modernos están equipados con dispositivos que hacen sonar una alarma si te has alejado de tu carril. Lee 2 Corintios 13:5-6. ¿Deberíamos tener dispositivos semejantes monitoreando nuestras actividades diarias? (La Biblia dice que deberíamos “probarnos a nosotros mismos” para ver si estamos en la fe.) 


      1. 1. ¿Cuál es la posición predeterminada? Es así, ¿empezamos dentro de la fe o fuera de la fe? (Estos son cristianos, así que la Biblia dice que la posición predeterminada es “Cristo Jesús está en ustedes.” A menos, por supuesto, “que fracasen en la prueba.”


      1. 1. ¿Qué sucede si fracasamos en la prueba? (Estos versículos sugieren que no estamos “en la fe.”)


    1. A. Lee 2 Corintios 13:7-9. ¿Qué dice Pablo sobre su propio ejemplo?  (Dice que no puede hacer nada contra la verdad, pero la gente podría pensar que él ha fracasado en la prueba.) 


      1. 1. ¿Significa esto que Pablo no está en la fe? (Es probable que Pablo esté diciendo “Nadie es perfecto, incluso yo, pero el objetivo es la perfección.”)


    1. A. Lee 2 Corintios 13:11. ¿Cuál es el objetivo de nuestra vida?  (“Aspirar a la perfección.”  Vivir una vida que irradie la Gloria de Dios.)


      1. 1. ¿Qué conceptos importantes están incluidos en el término “aspirar”? (Aspirar es un acto intencional. Es una decisión sabida. Aspirar también significa que aún no hemos llegado.)


    1. A. Lee Juan 15:1-4. ¿Podemos perdernos si no estamos generalmente en el camino de la perfección? (Si tu no “das frutos” (los frutos espirituales que hemos estado discutiendo), entonces estamos sujetos a ser cortados.)


      1. 1. ¿Cuál es la clave para dar fruto? (Permanecer en Jesús. La forma en que Jesús lo establece parece bastante simple. ¿Cómo puede una parte de una planta dar fruto si no permanece sujeta a la planta principal?)


    1. A. Lee Juan 15:9-10. ¿Qué clase de prueba encontramos aquí? ¿Cuándo se apagará nuestra alarma de asfalto? ¿Cuándo sabremos que hemos dejado de irradiar y que hemos comenzado a correr? (Cuando dejamos de obedecer los mandamientos de Dios.) 


      1. 1. Más temprano discutimos (2 Corintios 3:14) ¿De qué manera los Diez Mandamientos “embotaron” las mentes del pueblo? ¿Está en desacuerdo Jesús con Pablo?  


    1. A. Lee Juan 15:12-17. ¿Está sugiriendo Jesús una nueva estrategia para guardar los mandamientos? (No estoy seguro que sea nueva, pero es diferente a la estrategia del Monte Sinaí. Si tan solo apretamos los dientes y obedecemos los Diez Mandamientos, hemos tomado la estrategia de “la mente embotada.” No estamos entendiendo realmente lo que sucede. Por otra parte, si contemplamos que Jesús nos ama tanto que sufrió una muerte tan dolorosa en nuestro lugar, y que sufrió esa muerte para satisfacer los requerimientos de la ley cuando nosotros no podíamos, entonces eso estimula un amante deseo en nuestro corazón de mostrar amor a otros obedeciendo los mandamientos de Dios.)


      1. 1. ¿Puedes ver la diferencia práctica entre los dos acercamientos? 


      1. 1. ¿Que nos revela la discusión de Jesús sobre los sirvientes y los amigos? (Un sirviente es como un niño pequeño – solamente tienes que decirle qué hacer. Las explicaciones son innecesarias. no puedes simplemente decirle a un amigo o a un par lo que tiene que hacer. Necesitas explicarle así comparte tu objetivo. No debemos tratar a los Diez Mandamientos como si fueran un conjunto de reglas a seguir para obtener la recompensa del cielo. En cambio, deberíamos tratarlos como a una guía interior para una relación amante con Dios y con otros.)


    1. A. Amigo, nuestra actual conexión con Dios es a través de Su Espíritu. ¿Comenzarás hoy a orar para que el Espíritu Santo descienda sobre ti con poder para darte la actitud correcta para que los frutos de los cuales hemos estado discutiendo en esta serie se muestren en tu vida? ¿Orarás para que tu vida avance en el camino de la perfección? ¿Buscarás irradiar la gloria de Dios en lugar de tan solo correr a lo largo del camino de la vida?  


    1. I. La Semana Próxima: Empezamos una nueva serie sobre la salud.