<--

Lección 11 El Fruto del Espíritu es Justicia

(Efesios 5, Romanos 3 & 5, 1 Juan 2)

 

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link: Ore para que el Espíritu Santo guíe su mente mientras estudia.

 

Introducción: Cada semana hemos estado yendo a través de una lista de frutos del Espíritu encontradas en Gálatas 5:22. La semana pasada finalizamos la lista de Gálatas, así es que debes estar preguntándote dónde encontramos otro fruto más del Espíritu. ¡Lo encontramos en el “árbol de la luz”! Efesios 5:9 dice "el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.” En el supermercado, la moda por algún tiempo ha sido la comida “light.” Este es el alimento que se supone es más saludable para nosotros. Introduzcámonos en nuestro estudio de la Biblia una vez más para descubrir lo que significa tener un fruto espiritual de “luz,” ¡un fruto llamado justicia!

 


I.     Encontrando la Justicia

 

A.     Lee Romanos 3:21-24. ¿De qué manera nos volvemos justos? (Viene de Dios, es gratuito y requiere de fe en Jesús.)

 

A.     Lee Romanos 3:25-28. ¿Podemos ser justos obedeciendo los Diez Mandamientos? (No. Si pudiéramos guardar la ley tendríamos algo de que jactarnos. Pero, la justicia viene de la fe – y no podemos jactarnos de las obras de otro (Jesús). Se nos dice (dos veces) que esta justicia está “fuera de la observancia de la ley”)

 

A.     Lee Romanos 5:17-19. ¿Del quién es el acto de justicia del que está hablando la Biblia? (el acto de obediencia de Jesús.)

 

1.     ¿Sugiere esto que necesito preocuparme solamente por la obediencia de Jesús y no de la mía?

 

a.     Si eso es verdad, ¡entonces la justicia es verdaderamente un fruto de “luz”! ¿qué podría ser más fácil? ¡dejar que alguien más haga el trabajo pesado!

 

I.     Haciendo tu Parte

 

A.     Lee Romanos 3:29-31. ¿Cómo sigue lógicamente esta conclusión (de que “confirmamos la fe”)? Si enseñamos que no podemos volvernos justos al mantener la ley, ¿De qué manera la confirmamos? ¿No hace acaso esto irrelevante a la ley?

 

1.     Fue alguien más quien tomó el desafío de guardar la ley ¡y esa victoria se aplica a mí! Este asunto de guardar la ley es historia antigua, ¿verdad?

 

A.     Lee Efesios 5:1-3. ¿Puedes ser un “santo” y ser ambicioso, impuro y sexualmente inmoral?

 

1.     Si dices, “no”, entonces, ¿Debemos deshacernos de nuestra codicia, inmoralidad sexual e impureza para ser santos?

 

a.     Si dices “si”, entonces ¡vuelve a leer Romanos 3:21-24 y Romanos 3:28!

 

A.     Leamos nuevamente Efesios 5:1. ¿Qué nos está diciendo Dios cuando dice que lo “imitemos”? (Romanos 3 nos enseña que somos malos, y que nuestro único camino a la justicia viene de la fe en Jesús. Su vida santa y Su muerte en nuestro lugar, nos hace santos. Sin embargo, se supone que una persona santa actúa como santa. De esta manera somos llamados a “imitar” a nuestro Dios Santo.)

 

1.     ¿Una imitación es la cosa real? (No.)

 

a.     Así que, ¿Qué significa eso para nosotros? ¿Dios es la Manteca y nosotros la margarina? ¿Dios es la madera y nosotros el revestimiento plástico? Esto no suena muy alentador, así que leamos Efesios 5 más profundamente.

 

A.     Lee Efesios 5:3-7. ¿Qué le ha pasado a mi justificación por la fe? ¿Cómo puede el mismo hombre (Pablo) ser inspirado por el Espíritu Santo para escribir estos versículos y Romanos 3 & 5? (Esta instrucción a “imitar” es seria. Tenemos una reputación que mantener. Como Jesús nos hizo santos, necesitamos actuar de esa manera. Es por eso que los Diez Mandamientos no son un texto antiguo ni irrelevante. Son el corazón de nuestra “imitación.”)

 

1.     ¿Nos están engañando algunos cristianos sobre el hecho de que nuestras acciones (y la ley) no importa? (Pablo nos advierte en el versículo 6 sobre el engaño en este mismo punto.)

 

¿De qué manera resumirías la lección para enseñarla desde Romanos 3 y Efesios 5:3-7? (No podemos ganar la justicia obedeciendo la ley. Jesús hizo eso por nosotros. Pero, podemos perder nuestra salvación por las malas obras.)

 

1.     ¿No es esto como la “puerta de atrás” de decir que nuestras obras ganan nuestra salvación? Es como si tu empleador te dijera “Tu sueldo es un regalo con la condición de que seas mi empleado. Pero, si no trabajas, estás despedido.” Tú podrías concluir razonablemente que trabajar es importante. (Lee Efesios 5:5. Pablo llama a las personas que están involucradas en estos males “idólatras.” Esto significa que ellos confían en algo más que en Jesús. Nuestras obras son la indicación del proceso de nuestros pensamientos. Las obras reflejan la decisión de nuestra mente. Ellas revelan si tenemos fe en Jesús o no. Son como el medidor de gasolina de tu auto – el medidor no le da potencia al auto, pero revela cuanta potencia hay disponible.)

 

I.     Fruto de Luz

 

A.     Lee Efesios 5:8-10. Ahora llegamos al fruto de la luz. Si alguien te dijera que seas “luz,” ¿Qué harías? ¿saltarías? ¿te mudarías a la luna? ¿cambiarías tu nombre por “Edison”?

 

1.     ¿Explica Pablo lo que quiere decir con “vivir como hijos de luz”? (Si. El nos dice que todo lo que viene de la luz es, “bondad, justicia y verdad.”)

 

a.     ¿Es esto una elección o es automático cuando nos volvemos justos por fe? (Como Pablo nos dice en Efesios 5:8 que “vivamos como hijos de luz,” esto nos dice que tenemos una elección. Necesitamos elegir vivir vidas correctas.)

 

1.     ¿Cómo deberíamos llegar a hacer esa elección? Dime como hacer esto, de manera práctica. (Nota Efesios 5:10 otra vez: “comprueben lo que agrada al Señor.” Esta es una instrucción para que leamos nuestras Biblias, descubre como Dios quiere que vivamos, y entonces vive de esa manera.)

 

A.     Lee Efesios 5:11-14. Nota que, como “frutos de la luz,” tenemos la tarea de “denunciar” las obras de la oscuridad. ¿Significa eso que deberíamos filmar los pecados de nuestra comunidad? ¿Deberíamos estar en los periódicos identificando pecadores?

 

1.     ¿Qué quiere decir la Biblia cuando dice “es la luz la que hace que todo sea visible?” (La forma principal en la cual “denunciamos” la oscuridad es siendo ejemplos de “vida correcta.” Yo no pienso que deberíamos ser tímidos al llamar al pecado por su verdadero nombre, pero no creo que esto sea de lo que la Biblia está hablando aquí.)

 

1.     ¿En qué dirección dice Efesios 5:14 que Jesús hará brillar Su luz? (¡Sobre nosotros! Esto refuerza la idea de que nuestra “luz” son nuestras obras justas – no apuntar directamente las malas obras de los demás.)

 

1.     ¿Cuál es la reacción del mundo hacia los cristianos que no son “frutos de la luz”? (El mundo (y el cristianismo) los ridiculiza. Somos salvos solo por gracia, pero estamos en una batalla entre la luz y la oscuridad. La manera en que vivimos no solo revela nuestra lealtad al lado de la luz, sino que ayuda al lado de la luz a ganar la batalla contra la oscuridad.)

 

I.     Conocer a Dios

 

A.     Hemos descubierto que nuestras obras justas, nuestra “luz,” son un intento de imitar a Dios y son importantes para el conflicto entre el bien y el mal. Eso parece omitir una cuestión muy importante, ¿Qué nos motiva a hacer esto? ¿Es la batalla? ¿Es el deseo de estar en conformidad con nuestro Dios?

 

A.     Lee 1 Juan 2:1-3. ¿Qué sugiere la Biblia como un motive para vivir correctamente? (Conocer a Dios. Como acotación al margen, es bastante duro imitar a alguien si no lo conoces.)

 

1.     ¿Cuál es la primera cosa que la Biblia sugiere sobre conocer a Dios? (Jesús murió por nuestros pecados, y está actualmente defendiéndonos en el cielo.)

 

A.     Lee 1 Juan 2:4-6. ¿De qué manera conocer a Dios te motiva a hacer lo correcto, a caminar en la luz? (El amor de Dios por nosotros lo motive a Él a vivir y morir en nuestro lugar. ¡Eso me da alegría! ¡mi sentencia de muerte ha sido levantada! Conocer que Jesús murió para satisfacer los requerimientos de la ley, saber que la luz de mi vida ayuda a exponer la oscuridad del pecado, estas cosas me motivan a obedecer a Dios. Esto comienza el proceso en el cual (versículo 5) el amor de Dios se completa en mi.)

 

A.     Amigo, si tú eliges, puedes ser salvo solo por gracia. Si has hecho esa elección, entonces tienes la obligación de vivir de esa manera. ¿Te gustaría que el amor de Dios se completara en ti? Si es así, aprende sobre Dios así puedes conocerlo. En ese bello proceso, tomarás tu lugar en las filas de “frutos de la luz,” aquellos que caminan en la luz, aquellos que caminan en justicia.

 

I.           La semana Próxima: El Fruto del Espíritu es Verdad.