<--

Lección 7 El Fruto del Espíritu es Bondad

(Marcos 10, Romanos 3 & 7)

   

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link: Ore para que el Espíritu Santo guíe su mente mientras estudia.

 

Introducción: La semana pasada, escuché a un orador hablar del tiempo antes de terminar la escuela. En general, me gustó estar en la escuela – especialmente en la Universidad. Fue divertido aprender. Fue fantástico estar a cargo de mi propia agenda. Cuando una clase se graduaba tenía los resultados de la calidad de mi trabajo. ¿Qué pasa después de eso? ¡El orador nos pidió que imagináramos que luego de la Universidad estuviéramos esperando hacer algo con lo que aprendimos! ¡Imagina eso! Si regularmente lees estas lecciones, estás en “la escuela.” Estamos aprendiendo sobre lo que la biblia dice. Nuestro estudio esta semana trata sobre hacer algo con lo que aprendemos de la Biblia. ¡Introduzcámonos ya mismo y aprendamos más sobre la bondad!

 


I.     Dios es Dios, Todo el Tiempo.

 

A.     Lee Marcos 10:17-18. Nuestro Señor dice que solo Dios es bueno. ¿Deberíamos olvidarnos del resto de esta lección sobre la bondad y regresar a ver televisión?

 

1.     Espera un minuto, Pensé que estábamos de acuerdo sobre que Jesús es Dios ¿Está Jesús diciendo que Él no es Dios?

 

1.     ¿Tiene algo que ver la pregunta de si Jesús es Dios con la pregunta de ir al cielo? (¿Quién, sino Dios, tiene completo conocimiento de las calificaciones para entrar al cielo? Creo que Jesús está desafiando la sinceridad de la pregunta de este hombre. Yo no creo que Jesús esté negando que El es Dios.)

 

A.     Lee Marcos 10:19-20. Nuestro Señor ahora nos dice que guardar los mandamientos (obras) es el camino al cielo. ¿Guarda este hombre los Mandamientos? (De acuerdo a él, si. ¡El está calificado para el cielo!

 

A.     Lee Marcos 10:21. ¿Dónde se encuentra esto en los Diez Mandamientos?

 

1.     ¿Es Jesús uno de esos tipos con los que no quieres jugar porque cambia las reglas cuando estás ganando?

 

A.     Lee Marcos 10:22-26. Los discípulos estaban sorprendidos de escuchar que aquellos que habían sido bendecidos por Dios con riquezas terrenales de alguna manera tenían menos posibilidades de ser bendecidos por Dios con la vida eterna. ¿De qué manera tiene sentido lo que Jesús ha dicho? Veámoslo a través de las declaraciones de Jesús.

 

1.     ¿Qué tienen que ver los Diez Mandamientos con tomar dinero de aquellos que lo han Ganado y dárselo a aquellos que no lo tienen? (Cuando el joven rico respondió que siempre había guardado los Diez Mandamientos, el habló de sus propios esfuerzos. Al pedirle que diera su dinero, Jesús le estaba pidiendo que confiara en Dios más que en el dinero producido por sus propios esfuerzos.)

 

1.     ¿Está Jesús diciéndonos que debemos guardar los Diez Mandamientos para ir al cielo? ¿Es renunciar a todo lo que tenemos parte de los Diez Mandamientos? (Recuerda que Jesús le dijo primero al joven rico “solo Dios es bueno.” La razón era hacerle saber al hombre rico que Jesús era Dios. Cuando Jesús le pidió al joven rico que vendiera sus cosas y lo siguiera, fue un pedido para que dependiera completamente de Jesús. El primer mandamiento (Éxodo 20:3) dice que no deberíamos tener dioses delante del Dios verdadero. Al elegir el dinero sobre Jesús, el joven rico mostró que no estaba guardando ni siquiera el primero de los mandamientos.)

 

a.     Cuando Jesús dijo (Marcos 10:21) “una cosa te falta,” ¡aparentemente quiso decir que al joven rico le faltaba lo primero cuando de guardar los Diez Mandamientos se trataba! ¿Qué clase de puntaje crees que tienes tú en guardar los Diez Mandamientos?

 

A.     Lee Marcos 10:27. ¿Qué nos enseña esto sobre la bondad? (Solo Dios es bueno. Cualquier bondad que tenemos viene de Dios, no podemos producirla por nuestros propios esfuerzos.)

 

1.     ¿Será que el esfuerzo no está involucrado para nada? ¿No le tomaría el esfuerzo más grande para este hombre dar su dinero a los pobres?

 

a.     ¿Y si Dios te pidiera que regalaras tu mejor auto? No todo, solo tu auto. ¿Cuán difícil sería tomar esa decisión?

 

A.     Lee Romanos 3:19-20. Pablo y el hombre rico que cuestionó a Jesús parecen tener dos puntos de vista diferentes de los Diez Mandamientos. Después que el hombre rico habló con Jesús, ¿Estaría de acuerdo con Pablo? (Si. Jesús le dio al joven rico una comprensión más profunda de lo que significaba guardar los mandamientos. En vez de pensar que guardaba los mandamientos, el joven rico se fue silencioso y triste. Pablo nos dice que si entendemos los Mandamientos, nos hacemos conscientes de la extensión de nuestros pecados.)

 

1.     ¿Debemos, como el joven rico que vino a Jesús, acercarnos a Dios para entender más claramente la gran diferencia entre nuestras acciones y la verdadera bondad?

 

1.     ¿Qué nos enseñan Jesús y Pablo sobre la naturaleza de la bondad? (Solo Dios es bueno. Nuestro primer paso hacia la bondad es reconocer nuestra necesidad de dependencia de Dios.)

 

I.     Los Seres Humanos somos Buenos, ¿Todo el tiempo?

 

A.     Lee Romanos 7:7-9. Si el pecado está muerto aparte de la ley, entonces sería importante apartarse de la ley, ¿verdad?

 

1.     Hay muchos cristianos que no piensan que la ley tenga alguna relación con su nuevo pacto de vida hoy. ¿Están en lo correcto o, son ellos como el joven rico que vino a Jesús para descubrir lo que necesitaba hacer para ir al cielo? (Lee Romanos 7:13. El joven rico no entendió la naturaleza pecadora de su corazón, no entendió la profundidad de los requerimientos de la ley. Lo mismo es verdad de cualquiera que ignora la ley. Son incapaces de entender su verdadera falta de bondad.)

 

A.     Lee Romanos 7:14-20. ¿Son las buenas obras, es la bondad, simplemente imposible para nosotros?

 

1.     ¿Suena Pablo como tu hijo – “el me obligó a hacerlo?” (Pablo dice “el pecado me hizo hacerlo.” Pero su objetivo no es crear culpa, sino en cambio mostrar que es esencial reconocer el pecado en nuestra vida.)

 

A.     Lee Romanos 7:24-25 y Romanos 8:1-4. Parece que la bondad es posible después de todo. ¿Cuál es la clave para ella? (Reclamar la vida perfecta de Jesús en lugar de nuestra vida. Vivir de acuerdo al Espíritu. “En cambio el fruto del Espíritu es… bondad.” ¡Gálatas 5:22!)

 

A.     Lee Romanos 8:5. ¿Qué nos dice este texto que es la bondad? (Poner nuestra mente en lo que el Espíritu desea. Creo que tenemos los dos primeros pasos hacia la bondad. Depender de Dios, y entonces poner nuestra mente en lo que Dios desea en nuestra vida.)

 

A.     Lee Romanos 8:12-14. ¿Crecerá nuestra bondad? ¿puede mejorar nuestro “record de bondad”? (Cuando Pablo dice “dar muerte a los malos hábitos del cuerpo” está hablando de reducir las malas acciones de nuestra vida. Ser buenos comienza con la actitud mental apropiada de depender de Dios, pero viviendo una vida en el Espíritu significa que habrá mejoras concretas en nuestra vida.)

 

A.     ¿De qué manera podemos poner nuestra mente en lo que el Espíritu desea? ¿Es esto solo una declaración de nuestra parte? ¿Una aceptación a regañadientes? ¿Concentrarse? (Lee Salmos 119:9-11. La manera más clara de poner nuestra mente en la voluntad de Dios es leer Su voluntad - ¡la Biblia! Una segunda manera es invitar constantemente al Espíritu Santo para que nos guíe en nuestra toma de decisiones. Ninguno de los dos métodos entrarán en conflicto el uno con el otro.)

 

A.     Lee Efesios 2:8-10. ¿Cuál es la razón de nuestra creación? (¡Hacer buenas obras! Mostrar bondad.)

 

1.     ¿Qué porcentaje de tu tiempo es usado para hacer buenas obras? Si esa es la razón de tu creación, ¿Cómo estás alcanzando ese propósito?

 

a.     Si la última pregunta te hizo perder el equilibrio, y quieres aumentar tu tiempo para hacer buenas obras, ¿cómo lo harías? (El mismo proceso que discutimos. Depender de Dios, vivir en el Espíritu, aprender la voluntad de Dios leyendo Su Palabra. La respuesta no es “hacer más buenas obras” sino buscar la voluntad de Dios haciendo más buenas obras. Pídele a Dios que abra estas oportunidades para ti.)

 

A.     Lee Tito 2:11-14. En caso de que mi última sugerencia pareciera un tanto vaga, ¿cuáles son los puntos concretos de acción que encontramos aquí? (La oferta de salvación de Dios nos enseña a decir “no” a las pasiones y falta de devoción del mundo, y “si”, al dominio propio, a lo correcto y a una vida con Dios.)

 

1.     ¿Qué clase de actitud puede darnos el Espíritu Santo cuando de bondad se trata? (Al mismo tiempo que vivir bajo el poder del Espíritu Santo nos purifica, nos volvemos más deseosos de hacer la voluntad de Dios – esto es, vivir una vida de bondad.)

 

A.     Lee Tito 2:15. He seguido este mandato en esta lección, amigo, ¿y tú? ¿Enseñarás que la vida del cristiano no es solo gozar la gracia, sino tener el deseo de vivir a través del Espíritu una vida de bondad? Al contrario que el joven rico, ¿decidirás depender de Dios, poner tu mente en lo que el Espíritu desea y vivir una vida de bondad?

 

I.           La semana próxima: El Fruto del Espíritu es Fidelidad.