<--

Lección 3 El Fruto del Espíritu es Gozo

(Filipenses 4, Lucas 15, Juan 15 & 16)

 

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link 

Ore por la guía del Espíritu Santo mientras estudia.

 

Introducción: ¿Es la vida un poco descorazonadora? Te levantas cada día y te sumerges en la misma rutina. Luego te vas a la cama. Al día siguiente haces lo mismo nuevamente. Como un ratón en una rueda de correr. ¿Te gustaría tener un poco más de gozo? Nuestra lección de esta semana revela de qué manera un cristiano puede tener gozo no solamente todos los días sino también en los tiempos de dificultades. ¡Vayamos ahora mismo a nuestro estudio y descubramos los secretos del gozo de la Biblia!

 


I.     ¿Alegría en Conflicto?

 

A.     Lee Filipenses 4:2-3. ¿Qué sugiere esto que está ocurriendo entre estas dos mujeres? ¿Son buenas personas? (Estas son buenas cristianas que simplemente no están de acuerdo la una con la otra. Pablo quiere que dejen de pelear.)

 

A.     Lee filipenses 4:4-5. ¿Hay alguna conexión entre la disputa y la siguiente afirmación de Pablo sobre alegrarse?

 

1.     Si dices “si,” ¿Cómo puede una persona estar en una disputa y aún alegrarse? (Algunas personas tienen una actitud maldadosa y disfrutan del conflicto pero a la gente normal no le gusta estar peleándose. Algo diferente está pasando aquí.)

 

1.     Si dices “no,” ¿Ilustra al menos esta disputa que no puedes regocijarte “siempre”? ¿Está Pablo sugiriendo lo imposible?

 

1.     La semana pasada estudiamos el amor y decidimos que necesitamos mucha ayuda para amar a cierta gente de la manera que Dios sugiere que lo hagamos. ¿Es la alegría o alegrarse todo el tiempo así como esto – necesitamos mucha ayuda?

 

1.     ¿Que significa la indicación de Pablo de alegrarse “en el Señor”? ¿Qué sugiere esto para nuestra discusión sobre alegrarse en circunstancias difíciles? (Cuando nuestra alegría depende de los seres humanos tenemos el problema de sus cambios de humor. Cuando nuestra alegría viene de Dios, tenemos un Padre invariable que continuamente nos ama y nos cuida. Estas dos mujeres tenían una razón común para alegrarse – su relación con Dios. Y nosotros también.)

 

I.     La Alegría de La Oveja

 

A.     Lee Lucas 15:3-6. ¿Está el pastor pidiendo una fiesta?

 

A.     Lee Lucas 15:7. El cuadro es que Dios y sus ángeles experimentan alegría cuando aceptamos a Jesús. Si tú fueras la oveja perdida, ¿Cómo te sentirías al ser encontrada?

 

1.     Compara la felicidad de la oveja con la felicidad del pastor. ¿Quién debería estar alegre? (El pastor tiene 99 ovejas. Para el, la oveja perdida es el uno por ciento de su preocupación. Para la oveja, su propio bienestar es el 100% de su preocupación. La oveja debería estar cien veces más feliz que le pastor.)

 

1.     ¿De qué manera ese pensamiento debería jugar en nuestra alegría en el Señor? (¡El mero hecho de que Dios nos salvo de la muerte eterna y nos perdonó nuestros horribles pecados debería ser una fuente de enorme alegría!)

 

I.     Obediencia Alegre

 

A.     Lee Juan 15:9-10. ¿Deja Dios de amarnos si le desobedecemos?

 

1.     Si dices, “Dios siempre nos ama, más allá de nuestras acciones,” ¿qué quiere decir Él cuando dice “si” obedeces, permanecerás en mi amor? ¿No es ese “si” claramente condicional?

 

A.     Lee Mateo 7:21. ¿Es la obediencia la clave no solo para el amor de Dios, sino también la clave para el reino de los cielos?

 

A.     Lee Salmos 19:8. ¿Nos dan alegría los preceptos de Dios aún cuando no lo obedecemos?

 

1.     Si no es así, ¿significa eso que la alegría, como el amor de Dios, es condicional de la obediencia?

 

A.     Volvamos a Juan 15. Lee Juan 15:10-11. Parece que Dios toma la alegría de nuestra obediencia a Él. ¿De qué manera tenemos completa alegría en la obediencia? ¿Qué hay acerca de que la obediencia nos da alegría? (Estoy llegando a pensar que la Biblia no es tanto un libro sobre las recompensas de la obediencia, sino un libro que revela las leyes secretas del universo. Cuando Salmos 19:8 se refiere a “dar luz a los ojos,” significa que vemos algo sobre la manera en que opera el universo que no vimos antes. Dios nos ama aún cuando somos pecadores (Romanos 5:8). Pero, en Su gran amor, Dios nos reveló a nosotros las reglas para vivir mejor. Si obedecemos esas reglas nos beneficiamos de la sabiduría de Dios. Vivir mejor nos da alegría. Si nos extraviamos de las reglas sufrimos y eso nos quita la alegría.)

 

A.     Continuemos leyendo lo que Jesús dice sobre la relación entre la obediencia y el cielo. Lee Mateo 7:21-23. Los siguientes dos versículos, suenan como que la gente que está perdida también tenía obras. Si la obediencia y las obras no son la clave para el reino de los cielos ¿Cuál es la clave?

 

A.     Continuemos con el relato de Jesús leyendo Mateo 7:24-27. ¿Qué relación encontramos entre la obediencia y vivir mejor? (Este es otro ejemplo de mi teoría del libro de las reglas secretas. Si las obras pueden salvarnos, aquellos que realizaron milagros y quitaron demonios deberían ser salvos. En cambio, la persona que sobrevivió y prosperó es la que entiende el principio de construir sobre un fundamento apropiado. La persona que conocía el secreto, y usó ese conocimiento fue capaz de enfrentar las tormentas de la vida.)

 

I.     Destino de la Alegría

 

A.     Lee Juan 16:16-18. ¿Comprendes lo que los discípulos de Jesús no entendieron? (Que Jesús los iba a dejar, pero que Él volvería para verlos después de Su crucifixión.)

 

A.     Lee Juan 16:19-24. Jesús menciona la alegría varias veces en estos versículos. Al considerar el contexto, ¿cuál es una fuente de alegría para ti hoy? (De la misma manera en que los discípulos tendrían alegría en la resurrección, nosotros podemos tener alegría en el hecho de que Jesús ha triunfado sobre el pecado por nosotros.)

 

A.     Lee Juan 16:33. En la sección anterior, sugerí que la obediencia al libro de Dios de la regla secreta nos da una vida mejor. ¿Muestra este texto que estoy equivocado? (Los discípulos estaban dirigiéndose a un problema inevitable y nosotros tendremos problemas en nuestra vida. Seguir las reglas de Dios no solo nos ayuda a mantenernos alejados de los problemas, sino que cuando estemos innecesariamente en problemas, el conocimiento de que Jesús ha vencido al pecado es la fuente tanto de la alegría como de la esperanza.)

 

I.     Espíritu de Alegría

 

A.     Nuestra serie de lecciones es sobre los frutos del Espíritu. No hemos dicho una palabra sobre la relación del espíritu Santo con la alegría. Exploremos eso. Lee Gálatas 5:22-25. ¿Es la naturaleza pecadora opuesta a la alegría? ¿De qué manera nos ayuda el Espíritu Santo a tener alegría? (La sugerencia es que las pasiones y los deseos pecaminosos son contrarios a una vida guiada por el Espíritu. Ellos nos guían a problemas.)

 

1.     ¿Es así como experimentamos alegría en el Espíritu Santo – porque somos liberados de las pasiones y deseos pecaminosos?

 

A.     Lee Hechos 2:28. Tenemos aquí una referencia al libro de Dios de las reglas secretas de la vida, pero también se nos dice que la presencia de Dios nos trae alegría. ¿Cómo podemos llegar a la presencia de Dios? (Este es el Espíritu Santo. El Espíritu de Dios puede estar en todas partes – lo cual te permite vivir en la presencia de Dios. Este texto (que cita a David) une la presencia de Dios y conocer y seguir “los senderos de la luz” – El libro de la regla secreta de Dios.)

 

A.     Lee Hechos 8:6-8. Por el poder de quién eran sanadas las personas? ¿Cómo esta relacionada esta alegría con la presencia de Dios? (Felipe sanó a través del poder del Espíritu Santo. El poder del Espíritu Santo al ayudarnos con los problemas de la vida, trae alegría.)

 

A.     Lee Hechos 13:49-52. ¿Alguna vez se te ha pedido que te vayas? ¿Alguna vez has sido echado de una ciudad, de una iglesia o de un hogar?

 

1.     ¿Dirías que estás feliz de esto?

 

1.     El texto dice que los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo. ¿Por qué están contentos al haber sido echados? ¿Qué tiene eso que ver con el Espíritu Santo? (Normalmente, no nos alegra el ser rechazados. Sin embargo, la presencia de Dios les reaseguró a los discípulos que ellos estaban haciendo lo correcto. Eso les dio alegría.)

 

A.     Amigo, ¿te gustaría tener más alegría en tu vida? Estoy seguro que si. ¿Por qué no incrementar tu alegría pidiéndole al Espíritu Santo que entre en tu vida y guíe tus pensamientos y acciones a la obediencia a Dios?

 

I.           La Semana Próxima: El Fruto del Espíritu es Paz.