<--

Lección 4 Caminar en la Luz: Guardar Sus Mandamientos

(1 Juan 2:1-11)

   

Copr. 2009, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:

 

Introducción: Una de mis tareas como abogado es probar los “elementos” del caso de mi cliente. Cuando estoy defendiendo casos que tienen que ver con cuestiones religiosas, el primer elemento es probar que mi cliente tiene “creencias religiosas sinceras” ¿Cómo harías esto? ¿Cómo le probarías a un juez, que no conoce a tu cliente, lo que hay en el corazón de tu cliente? Yo uso las acciones de mi cliente para probar lo que hay en su corazón. ¿Es mi método el método de Dios? ¿Qué relación tienen nuestras acciones con nuestro corazón? ¡Sumerjámonos en nuestro estudio y descubramos lo que Dios dice sobre esto!

 


I.     La Meta

 

A.     Lee 1 Juan 2:1. La semana pasada aprendimos que aquellos que “caminan en la luz” tienen pecado en sus vidas. (1 Juan 1:7-8) ¿Desaprueba esto mi teoría de acciones = corazón?

 

1.     ¿Está bien el pecado para Juan? ¿Y para Dios? ¿Es apropiado caminar en el sendero de la luz llevando toda esta carga de pecado?

 

1.     ¿Cuál dice Juan que es la meta? (1 Juan 2:1: "Escribo esto para que no pequen." La meta es dejar el pecado atrás.)

 

1.     ¿Es esta una meta realista? ¿Qué sucede si perdemos la meta? (Juan dice que tenemos a Jesús que nos defiende. ¿Suena a un abogado!)

 

A.     Lee nuevamente 1 Juan 2:1. ¿Cómo “nos defiende” Jesús frente al Padre? ¿Argumentando que todos pecamos,y que Dios no debería ser tan específico?

 

1.     ¿Está Jesús argumentando que lo que nosotros hicimos no era realmente pecado?

 

A.     Lee 1 Juan 1:10. ¿Qué clase de gente decidimos la semana pasada que estaban identificadas aquí? (Estos son dos extremos: Primero, aquellos que claman que han alcanzado la perfección y que no tienen pecado. Segundo, aquellos que dicen que no están pecando ahora y nunca han pecado porque el pecado realmente no existe para los cristianos. Es lógico que Jesús no estaría repitiendo una variedad de ninguno de estos dos argumentos falsos y extremos.)

 

A.     ¿Piensas que la gente descripta en 1 Juan 1:10 es la misma gente a la que Juan se está refiriendo en 1 Juan 2:1? (No. Juan comienza “mis queridos hijos.” El no está ya hablándole al mismo grupo de gente al que le estaba hablando en el vers.10. El dice que las personas del versículo 10 estaban haciendo pasar a Dios por un mentiroso y la palabra de Dios no tiene lugar en sus vidas. Juan ha cambiado a un nuevo grupo de gente que está buscando la verdad. Estas son personas que están caminando en el camino de la luz. Estas son personas que quieren que sus acciones y su corazón encajen perfectamente.)

 

A.     Ahora que hemos discutido lo que creemos que Jesús podría argumentar, leamos 1 Juan 2:2 y veamos si podemos descubrir lo que Él está de hecho argumentando. ¿Qué argumento sugiere esto que Jesús está haciendo por nosotros?

 

1.     Asumamos que eres llevado frente a un juez y que has sido acusado de cometer un crimen. Mientras estás parado allí tratando de lucir lo major possible (y lo más inocente possible)escuchas que tu abogado comienza su argumento: “Su señoría, mi cliente es culpable, muy culpable…” ¿Qué dirías?

 

a.     ¿Es esta la defensa de Jesús por nosotros? (¡Si! Su defensa es que nosotros somos muy culpables, pero que Él ya ha pagado la pena. Él no está argumentando contra nuestra culpa. Él está argumentando contra la pena que se nos ha impuesto.)

 

1.     A la luz del argumento de Jesús (tu abogado), ¿Cómo se ven realmente nuestros esfuerzos por cubrir y negar nuestros pecados? Imagina la reacción de un juez si tu comienzas a interrupir a tu abogado con un indignado, “¡yo no soy culpable! ¡Yo vivo una vida perfecta! Cualquier problema seguro no debe haber sido mi culpa. Es culpa de los genes que heredé de mi padre y mi madre!”

 

A.     Decidimos unos minutos atrás que 1 Juan 2:1 está dirigido a “aquellos en el sendero de la luz.” ¿Es esto consistente con 1 Juan 2:2? (El sacrificio de Jesús es “por los pecados de todo el mundo.” Su sacrificio puede no ser aceptado por todos, pero Él dio Su vida por todos.)

 

A.     Considera esto: ¿Por qué Juan caracteriza a Jesús como teniendo que defender o abogar nuestra posición con Dios? ¿Es que acaso Dios el Padre necesita ser convencido? ¿Es esta alguna clase de debate en el que esperamos que Jesús gane?

 

A.     Lee Juan 16:26-27 donde Jesús dice, “Yo no tengo que pedir en tu favor, el Padre te ama…” ¿Cómo es esto consistente con el hecho de que necesitamos un abogado? (La defensa de Jesús es contra las demandas de la ley, y no las demandas (a nosotros, como opuestos al pecado) hostiles del Padre. Lo que Jesús ha hecho por nosotros está más allá de las palabras, y el mismo hecho de que Jesús pagara de antemano rn nuestro lugar hace clara nuestra defense.)

 

I.     Conociendo a Dios

 

A.     Lee 1 Juan 2:3-4. De vez en cuando alguien me pregunta si conozco a alguien importante. (De hecho, es generalmente lo opuesto, estoy ansioso de decirle a otros si conozco a alguien que es remotamente importante.) ¿Qué significa “conocer” a alguien? ¿Que quiere decir Juan cuando escribe que nosotros conocemos a Jesús? (Conocer a alguien significa saber algo de esa persona.)

 

1.     Si esto es verdad, entonces ¿Por qué la obediencia a la ley de Dios es la "prueba real" de conocer a Dios? (Logicamente, debe significar que hay una fuerte conexión entre conocer a Jesús y conocer Sus mandamientos.)

 

1.     ¿Reafirma esto mi estrategia en el tribunal: que las acciones de mi cliente tienden a mostrar si el cliente “conoce” a Jesús y que tiene un corazón para Jesús?

 

A.     ¿Por qué dice Juan que obedecemos a Jesús? ¿Cuál es nuestra motivación? (Nosotros lo conocemos.)

 

1.     ¿Por qué Juan no dice que nosotros obedecemos porque conocemos las reglas?

 

1.     ¿Por qué Juan no dice que obedecemos porque le tenemos miedo a Dios?

 

1.     ¿Por qué Juan no dice que obedecemos porque conocemos las consecuencias, las ventajas y desventajas de esta actitud?

 

A.     ¿Es esto de que obedecemos lo que conocemos un principio universal?

 

1.     Si dices “si,” preguntate a ti mismo cuanto tiempo pasaste conociendo a Dios la semana pasada como opuesto a conocer al dragon hablando a travéz de la television?

 

A.     Si dices, “no es verdad, Bruce, que yo obedezca todo lo que conozca,” ¿por qué conocer a Dios significa obedecerlo? (Esto dice algo extremadamente perturbador sobre Dios. ¡Su amor y su character son tan conocidos que conocerlo a Él nos lleva a querer obedecerle!)

 

A.     Amigos, esto es algo increible: no podemos obedecer a Dios al menos que lo conozcamos. El otro lado de esta ecuación es igualmente equilibrada: No lo conocemos si no le obedecemos.)

 

A.     Lee 1 Juan 2:5. ¿Qué piensas que quiere decir Juan cuando dice que el amor de Dios se completa en quienes le obedecen? (El cristianismo no es meramente teórico. No es conocimiento abstracto de reglas que no hacen diferencia práctica en nuestras vidas. El amor de Dios se completa en nosotros cuando permitimos que Su voluntad transforme nuestras acciones.)

 

A.     Lee 1 Juan 2:6. ¿Qué significa “caminar” como Jesús lo hizo? ¿Significa..

 

1.     que no tengamos dinero?

 

1.     Que no tengamos esposo o esposa?

 

1.     Que prediquemos? (Juan es sistematicamente, implacablemente, estableciendo el punto de que la obediencia es esencial. El no está hablando de cosas específicas de la vida de Jesús, está hablando de la determinación de Juan de obedecer a Su Padre y reflejar la voluntad de Su Padre. Nuestro corazón y nuestras acciones están unidos.)

 

I.     Los Resultados de Conocer a Dios.

 

A.     Lee 1 Juan 2:7-8. ¿está recordándonos Juan sobre un viejo mandamiento o diciéndonos de uno nuevo? Juan comienza con lo que suena como que el está dudoso: "No les estoy escribiendo un nuevo mandamiento, sino uno viejo. Bueno,tal vez es como uno nuevo." ¿Cuál es? (Es un viejo mandamiento no reconocido muy claramente antes porque una nueva luz nos permite verlo.)

 

1.     ¿Alguna vez has encontrado una antiguedad, la has limpiado y pensado que se ve completamente distinta una vez limpia? ¿Completamente nueva?

 

A.     Lee 1 Juan 2:9-11. ¿Cuál es este mandamiento viejo reformado? (Amar a nuestros hermanos cristianos.)

 

1.     ¿Cómo fué reformado? ¿Cuál ees la naturaleza de la nueva luz? (¡Tu no entiendes como amar, dice Juan, hasta que hayas visto como Jesús amó! Jesús "limpió" el viejo amor y la idea de la obediencia para darnos un ejemplo de lo que realmente se intentaba. Considera dos ejemplos: 1) El hombre de la mano seca sanado en sábado (Mateo 12); y, 2) La discusión de Jesús de que es más importante lo que sale de la boca que lo que entra en ella. (Mateo 15).)

 

A.     Amigo, ¿Cómo calificas en la realidad de 1 Juan 2:9-11? ¿Qué dicen tus acciones sobre tu corazón? ¿Odias a alguien? ¿Guardas rencor? ¿Cuál es tu actitud hacia la familia de Dios? La respuesta a estas preguntas muestran si estás en el camino de la “luz” o en camino de la “oscuridad.”

                          

I.           La Semana Próxima: Andar en La Luz: Renunciar al Mundo