<--

Lección 13 La Expiación y La Armonía Universal.

(Hebreos 9, Apocalipsis 20 & 21, Mateo 25)

    

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:.

 

Introducción: ¿Qué dice la Biblia sobre los últimos capítulos de la vida de Jesús en este mundo de pecado? ¿Dónde nos señala el futuro el servicio del santuario terrenal? ¿Qué dice la Biblia sobre la conclusión de lo que Jesús ha hecho por nosotros tanto como Cordero del sacrificio y como el Sumo sacerdote? ¿Cuál es la norma para nuestro juicio final? ¡Sumerjámonos en nuestro último estudio y descubrámoslo!

 


I.      El Final del Santuario

 

A.      Lee Hebreos 9:24-28. Después de que Jesús termine su trabajo en el santuario celestial, ¿Qué hará? (Él “aparecerá por segunda vez,” o sea, regresará a la tierra.)

 

1.      ¿Cómo difiere esta segunda venida de la primera? (Esta vez Él no viene a soportar nuestro pecado por nosotros, Él viene a rescatarnos. Él viene a traer nuestra salvación.)

 

1.      ¿Viene Jesús a traer salvación para todos? (No. Solo para aquellos que lo están esperando.)

 

A.      Lee Apocalipsis 20:11-14. ¿Que vemos aquí? ¿Es este el santuario celestial? ¿Es el santuario descendiendo a la tierra? (Lee Mateo 25:31-33. La mediación de Jesús en el cielo como nuestro Sumo Sacerdote ha terminado. Este es el regreso a la tierra del que nos habla Hebreos 9:28. Jesús, en el trono del juicio (Juan 5:22-23), regresa a la tierra como nuestro Rey y Juez. ¡El santuario en el cielo se está mudando a nuestro planeta!)

 

1.      Veamos otra vez Apocalipsis 20:11-14. Hebreos nos dijo que Jesús vendría a traer salvación. Esto no suena como salvación para mí. ¿Cómo explicas este aparente conflicto que Jesús está trayendo?

 

1.      Nota que parece haber varios libros. ¿Y cuántos dedicados a la vida? (Parece haber dos grupos de libros. Un grupo tiene múltiples libros. El otro tiene uno solo. Recuerda la semana pasada que terminamos nuestra discusión con “la paga del pecado.” La gente gana su destrucción. Las obras de los malvados están grabadas en el grupo de los libros múltiples. No sabemos cuántos. Sin embargo, para los justos hay solo un libro – no un libro de obras, sino simplemente un libro con los nombres grabados.)

 

a.      ¿Qué es lo que es destruido en el juicio final? (la muerte y el infierno. Hay un final para la muerte, el infierno y los malvados.)

 

A.      Lee Apocalipsis 20:15. ¿Qué tipo de juicio toma lugar con relación a aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida? (Parece que el “juicio” para ellos es simplemente si sus nombres aparecen o no.)

 

1.      ¿Cómo puede ser? ¿por qué los justos simplemente tienen sus nombres grabados? (La mediación de nuestro Sumo Sacerdote en el cielo ha resultado en que nuestros pecados han sido cubiertos por la sangre de Jesús. Su vida perfecta es nuestra vida perfecta. No hay necesidad de grabar nuestras obras porque no son la base para nuestro juicio. Solamente el nombre es necesario para aquellos que ya han pasado de la muerte a la vida. (1 Juan 3:14-15).)

 

a.      ¿Es seguro ser juzgado por nuestras obras? (No. ¡Esas son las personas que se han perdido!)

 

A.      El edifico de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos es muy impresionante. En los días pre – terroristas, yo subía los anchos escalones del frente, entre las enormes columnas del exterior, y entraba al inmenso hall de entrada. Allí, le di mi nombre a una persona que estaba justo fuera de las enormes puertas de bronce de la corte. Ellos confirmaron si mi nombre estaba en la lista de miembros y yo fui guiado por un oficial a sentarme en la presencia de los jueces. Nadie me preguntó si yo era un abogado “lo suficientemente bueno” para sentarme ante la presencia de la Suprema Corte. Todo lo que buscaron fue mi nombre. Este es el ejemplo más cercano en mi experiencia a la admisión al cielo de Apocalipsis 20:15.)

 

A.      Una lectura alternativa de Apocalipsis 20:11-15 es que todos – los perdidos y los salvos – son juzgados de acuerdo a lo que han hecho. Mientras están siendo juzgados los nombres de los justos son anotados en el libro de la vida. ¿Puedes comparar esa lectura con el sistema del santuario que hemos estado discutiendo todo el trimestre? Cuando el pecador aparecía con el cordero en el santuario, ¿dependía el perdón de los pecados de los meritos relativos de las obras de la persona? Si era así, ¿Por qué el cordero era sacrificado como opuesto a que la persona fuera asesinada o castigada? (La cuestión entonces y ahora es la misma: si tenemos el Cordero.)

 

A.      Si el “juicio” de los justos no está basado en sus obras, sino solamente en si sus nombres están en el libro de la vida, ¿Sobre que base está escrito tu nombre? ¿Involucra esto alguna clase de juicio? Veamos unos pocos textos sobre esto.

 

1.      Lee Apocalipsis 3:5 y Apocalipsis 21:27. ¿Sugieren estos textos que una simple declaración coloca nuestros nombres en el libro de la vida?

 

1.      Lee las palabras de nuestro Señor en Mateo 25:31-40. ¿Que sucedió para solo tener nuestros nombres escritos en el libro de la vida? ¿No es esto claramente un juicio basado en obras?

 

a.      ¿Dónde, en los Diez Mandamientos, se nos dice algo como esto?

 

1.      Lee lo que Jesús dice en Mateo 7:21-23. ¿Cómo explicas estos textos? Jesús dice que las palabras no son suficientes para que nuestros nombres estén escritos en el libro de la vida, ¡pero luego Jesús dice que estas grandes obras no cuentan en absoluto!

 

 

1.      Lee las palabras de Jesús en Mateo 5:21-22. ¿No hemos ido de mal en peor? ¡Ahora no solo somos juzgados por nuestras obras si no por nuestro proceso mental! ¿Es tan difícil lograr que nuestros nombres estén en el libro de la vida?

 

A.      Volvamos y revisemos un punto que hemos estudiado repetidamente en el trimestre. Lee Romanos 6:1-4. Cuando, en el bautismo, morimos por nuestros pecados a través de Jesús, nuestro nombre fue escrito en el Libro de la Vida del Cordero.

 

A.      Lee Romanos 6:5-7 y Romanos 6:11-18. Amigo, veamos si podemos poner las partes del rompecabezas en su lugar. En el servicio del santuario, nunca hubo un juicio basado en las obras del pecador. Todo estaba basado en el cordero. Pero, ver morir al cordero debe haber conmovido el corazón del pecador. ¡Cuánto más debería conmover nuestros corazones ver morir a Jesús por nosotros! Esta nueva actitud es el nuevo ser, el viejo ser ha muerto. Es por esto que en Mateo 5:21-22, Jesús nos dice que la ira (una actitud), no el matar (una obra) es la nueva norma para el juicio. Es por esto que Jesús habla en Mateo 25:31-36 sobre un juicio de los justos basado en actos de bondad, no en violaciones a los Diez Mandamientos. Es por esto que en Mateo 7:21-23 Jesús dice que conocerlo a El, no las buenas obras, es la llave para el cielo.

 

A.      Lee Mateo 22:36-40. ¿Tiene sentido la explicación de Jesús? Los malvados enfrentan un juicio basado en sus obras bajo la ley – su violación a los Diez Mandamientos. Nuestros nombres son escritos en el libro de la vida del Cordero basado en nuestra aceptación de lo que Jesús ha hecho por nosotros en Sus obras de increíble amor y sacrificio. Nuestros nombres permanecen en el libro de la vida (lee Apocalipsis 3:5 sobre la posibilidad de que tu nombre sea quitado) cuando vivimos en esta actitud de gratitud y amor por lo que Jesús ha hecho por nosotros. ¡Eso transforma nuestra actitud hacia otros! 1 Juan 3:14 nos dice que este amor hace la diferencia entre la vida y la muerte para nosotros.)

 

A.      ¿Puedes decidir hoy comenzar a ser amoroso? (¡No! ¿Cómo podrías amar apretando los dientes? Esto es una “tarea” imposible.)

 

1.      Si piensas en Jesús, y el amor no está sucediendo, ¿estás perdido? (Cuidadosamente vuelve a ver Romanos 8:1-17. El Espíritu Santo es la clave para ésta transformación de nuestros corazones. Es la clave para mantener nuestros nombres escritos en el libro de la vida.)

 

I.      La Nueva Tierra

 

A.      Lee Apocalipsis 21:1-3. ¿Cuál es el destino final del trono de Dios? (La Nueva Jerusalén, el trono de Dios baja a la tierra hecha nueva. Dios y los seres humanos ahora viven juntos.)

 

A.      Lee Apocalipsis 21:4. ¿Qué es parte del “antiguo orden” y cual es el nuevo orden de las cosas? (Lagrimas, llanto y lamento son una reacción ante el dolor y la muerte. Dolor y muerte, y todo lo que fluye de ellos desaparece bajo el nuevo orden.)

 

1.      ¿Cómo puede ser todo tan perfecto cuando algunas personas entraron al cielo no porque tenían buenas obras, sino porque sus nombres estaban escritos en el libro de la vida? ¿No serían estos vecinos peligrosos? (No. Una actitud de amor es la llave del libro de la vida. ¡Imagina vivir en un lugar donde todos te amen – donde todos tuvieran tus mejores intereses en mente!)

 

A.      Lee Apocalipsis 21:5-7. ¿Qué más es parte del nuevo orden para aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida? (Puedes beber continuamente de la fuente de agua de la vida. Tú heredas todas las cosas nuevas. ¡Tu tienes una relación padre – hijo con Jesús!)

 

A.      Lee Apocalipsis 21:8. ¿Cuál es el destino alternativo? Mira la lista. ¿Por qué mencionaría Dios ser “cobarde” como un pecado – el primer pecado, de hecho? ¿Por qué sería mencionado antes de aquellos que son abominables?”) (Las Notas de Barnes sugieren que estas son personas que temieron ser conocidos como amigos de Dios en un mundo malvado.)

 

A.      Amigo, ¿Tienes el coraje de ser bautizado y que tu nombre sea escrito en el libro de la vida del Cordero? ¿tienes el coraje de confesar tus pecados a Dios y pedir que el Espíritu Santo guíe tu vida? ¿Tienes el coraje de desear una naturaleza amorosa? ¿tienes el coraje de seguir a Jesús? Si es así, ¡te invito a dar ese paso y contemplar la recompensa que te espera adelante! ¡Alaba a Dios por esta gran oportunidad! ¡Alábalo por su asombrosa gracia y amor!

 

I.               La Semana Próxima: Comenzamos una nueva serie titulada “El Don Profético.”