<--

Lección 7 La Expiación en Símbolos: Segunda Parte 2

(Levítico 16, Hebreos 9)

     Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:.

 

 

Introducción: La semana pasada aprendimos que solo el cristianismo, de las tres religiones mayoritarias del mundo que aceptan el Antiguo Testamento como una inspiración de Dios, cumple y sigue el modelo del Antiguo Testamento para lidiar con el pecado. Eso es historia. ¿Qué sucede hoy y en el futuro? ¿Que nos enseña el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento sobre la obra actual de Jesús respecto al problema del pecado? ¿Está haciendo algo por nuestro pecado o Su tarea está completa y está disfrutando su retiro? ¡Sumerjámonos en nuestro estudio de la Biblia y descubrámoslo!

 


I.      El Día de la Expiación

 

A.      Lee Levítico 16:1-2. ¿Deberíamos preocuparnos por acercarnos a Dios en oración? ¿Estos textos están hablando sobre la oración? (No, estos versículos están hablando de algo bastante distinto. El santuario donde los sacrificios eran llevados a cabo tenía dos compartimentos. El Lugar “Santo” y El Lugar “Santísimo.” Una cortina separaba a ambos. Dios dijo que Él aparecía en El Lugar Santísimo. Un ser humano podía morir en Su presencia.)

 

1.      Se le dice a Aarón que no entre en El Lugar Santísimo cuando el quiera. ¿Cuándo puede entrar? (Lee Levítico 23:26-28 y Éxodo 30:10. Hay un “Día de Expiación,” una vez al año durante el cual Aarón puede (y debe) entrar en el Lugar Santísimo.)

 

1.      La semana pasada discutimos sobre como la sangre del animal sacrificado hacía expiación por los pecados de la persona que lo sacrificaba. ¿Cómo encaja este “Día de Expiación” en este cuadro?

 

A.      Lee Levítico 16:11-14. ¿A qué se refiere el texto cuando dice que Aarón lo llevará “detrás de la cortina?” (Este capítulo en Levítico da detalles del Día de la Expiación. Ir detrás de la cortina es una referencia a entrar en el Lugar Santísimo del santuario el día de la expiación. Era la única vez que el Sumo Sacerdote podía entrar.)

 

1.      ¿Por qué era sacrificado este animal en el día de la expiación? (Era para expiar los pecados del Sumo Sacerdote y su familia.)

 

A.      Lee Levítico 16:15-17. ¿Qué más es expiado el Día de la Expiación? (Estos tres versículos capturan la esencia de lo que está sucediendo. Capturan la “flecha del pecado.” Cuando una persona sacrifica un animal por su pecado, la sangre del animal – que representa su vida – quita (limpia) el pecado de la persona. El sacerdote entonces rocía la sangre del animal en el santuario, así el pecado es llevado al santuario. El día de la expiación, los pecados del pueblo (y del Sumo Sacerdote) son transferidos al Lugar Santísimo. Al final la comunidad entera y el santuario son limpios de pecado.)

 

1.      Una manera práctica de pensar en esto es imaginar que entras a tu casa con los zapatos llenos de barro seco. Te das cuenta, te sacudes los pies y el barro cae en el piso. Aspiras el piso y el barro seco se queda en la bolsa de la aspiradora. Vacías la bolsa en el tacho de basura. Al final sacas la basura al contenedor fuera de tu casa. El pecado está en un proceso de remoción.

 

A.      Lee Levítico 16:20-22. ¿Cuál es el destino final de todo este pecado del año? ¿Dónde termina esta “flecha de pecado?” (Por último es transferida a un macho cabrío que es enviado al desierto. El pecado es quitado de la comunidad de esta manera.)

 

1.      ¿Cómo encaja este macho cabrío con la idea de la expiación? Este macho cabrío no fue sacrificado. Su sangre nunca cubrió ningún pecado. (Lee Mateo 4:1 y Deuteronomio 32:9-10. El desierto es representativo de un lugar donde Satanás vive. Un lugar sin Dios. El cuadro mental que veo es que el pecado es “devuelto a quien lo envió.” El pecado regresa a Satanás – donde comenzó. El macho cabrío es como tu tacho de basura – dirigiéndose al basural del pecado.)

 

1.      Hay gran detalle y simbolismo en lo que sucedía en el día de la expiación. Solo hemos visto por encima todo el simbolismo. En vez de discutir sobre los detalles del mismo en profundidad, sigamos adelante para entender que nos enseña sobre lo que está sucediendo actualmente con Jesús.

 

I.      La Profecía del Día de Expiación

 

A.      Lee Hebreos 9:1-7 como un resumen de lo que acabamos de aprender en Levítico. Lee Hebreos 9:8. ¿Cuál dice hebreos que es el propósito del sistema del santuario del Antiguo Testamento? (Dice que Dios estaba tratando de enseñarnos algo sobre el pecado.)

 

1.      ¿Qué nos estaba enseñando? (No podemos llegar al último Día de Expiación mientras el santuario en la tierra aún siga en pie.)

 

1.      ¿Cómo puede Hebreos decir “Aún no se habrá revelado el camino que conduce al Lugar Santísimo?” ¡Estaba del otro lado de la cortina! (¿Recuerdas que se le había advertido a Aarón no entrar al Lugar Santísimo cuando quisiera porque Dios estaba allí y Aarón moriría? Creo que esto nos está diciendo que la manera de acercarse a Dios para los seres humanos pecadores no había sido revelada. Algo sobre el proceso de limpiarnos del pecado todavía no estaba completamente entendido.)

 

a.      ¿Qué tiene que ver la destrucción del santuario terrenal con este misterio? (Aprendimos la semana pasada que el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento era un símbolo del sacrificio de Jesús el Mesías. Aparentemente lo que Jesús vino a hacer no podía ser completado mientras el santuario terrenal estuviera en pie.)

 

a.      ¿Significa esto que el cumplimiento final del día de la expiación no tuvo lugar hasta después que el santuario judío fue destruido (por Roma en el año 70 D.C.)? (Ciertamente sugiere esto – o al menos sugiere que los seres humanos no entendieron lo que estaba pasando hasta después de este tiempo.)

 

A.      Lee Hebreos 9:9-10. ¿Cómo puede ser esto? Acabamos de aprender que la expiación se encargaba de los pecados, y de que manera los pecados finalmente eran arrojados al desierto. ¿Está diciéndonos Hebreos que esto no hacía nada? (Hebreos 9:9 nos dice que esto era una “ilustración del tiempo presente.” El sistema completo del santuario era para enseñarnos una lección espiritual.)

 

1.      ¿Cuál es la “nueva orden?”

 

A.      Lee Hebreos 9:11. ¿Qué tabernáculo no hecho por “manos humanas” – no es “parte de esta creación?” (Lee Hebreos 8:5 y Éxodo 25:8-9. Dios le mostró a Moisés el modelo del santuario en la tierra. Era el modelo sacado del santuario celestial. La idea de una “nueva orden” e “ilustración” debe referirse a algo que estaba sucediendo en el santuario celestial.)

 

1.      ¡Espera un minuto! Yo pensé que el cordero simbolizaba a Jesús. ¿Cómo puede ser que Jesús sea el Sumo Sacerdote? (Lee Hebreos 9:12. En esta nueva orden, Jesús es tanto el Sumo Sacerdote como el Cordero.)

 

A.      Lee Hebreos 9:13. ¿Qué está haciendo Jesús por nosotros en el santuario celestial? (¡Está ofreciendo Su sangre para expiar nuestros pecados! Esta es la “nueva orden”)

 

A.      Lee Hebreos 9:23-26. ¿Necesita ser limpiado del pecado el santuario celestial? (Parece que si.)

 

1.      ¿Cuándo es este Día de Expiación celestial? ¿Cuándo se limpia el santuario celestial? (Solamente una vez. Hebreos 9:8 sugiere que fue después del año 70 D.C. y Hebreos 9:26 dice que es “al final de los tiempos.” Es un margen bastante grande de tiempo, pero parece obvio que el tiempo no es el asunto importante, ¡lo que Jesús está haciendo y ha hecho para quitar permanentemente nuestros pecados es el asunto importante!)

 

A.      Lee Hebreos 9:27-28. Nota el paralelo en este capítulo. Los seres humanos mueren y enfrentan el juicio de Dios. Jesús murió para expiar nuestros pecados y luego viene a traer salvación. ¿Cuándo hará esto Jesús? (¡Esta es la Segunda Venida! ¿Ves la línea del tiempo aquí? Jesús vino a la tierra, vivió una vida perfecta, murió en nuestro lugar, fue resucitado y regresó al cielo. En el cielo entró en el santuario celestial donde expía nuestros pecados con Su sangre. En el Día de Expiación celestial Él quita el pecado. Después de eso, Jesús regresa para llevarnos a casa con Él. ¡Purificados de nuestros pecados podemos mirar a Dios cara a cara y no morir!)

 

A.      ¿Cómo deberíamos reaccionar ante esa buena noticia? (Lee Hebreos 10:19-22. Primero, deberíamos tener confianza en nuestra salvación. Los pecadores morían si entraban en el Lugar Santísimo del santuario. Eso era entrar en la presencia de Dios. Confiadamente podemos estar en la presencia de Dios a través de Jesús quien quitó nuestros pecados.)

 

A.      Lee Hebreos 10:23-25. ¿Cuál es la segunda reacción que deberíamos tener ante esta buena noticia? (Necesitamos vivir como si creyeramos en ella. Necesitamos creer este mensaje. Vemos que el santuario en la tierra nos revelaba la manera de Dios de quitar el pecado. Nos revelaba de qué manera Jesús era el Mesías. Nos revelaba lo que Jesús está haciendo por nosotros. Necesitamos aferrarnos a este mensaje. Necesitamos incentivarnos a nosotros mismos y a otros a ser amantes y hacer buenas obras. Necesitamos adorar juntos y darnos ánimos unos a otros en esta esperanza.)

 

A.      Amigo, ¿Estás convencido que Jesús está de pié por ti en el santuario celestial? ¿Estás convencido que Jesús ha expiado tus pecados? Si es así, ¿te comprometerás a vivir como si así fuera?

 

I.      La Semana Próxima: Nacido de Mujer – La Expiación y la Encarnación.