<--

Lección 4 La Expiación y la Iniciativa Divina

(Romanos 3, 5 & 8, Efesios 1)

    

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:.

Ore para que el Espíritu Santo guíe su mente mientras estudia.

 

Introducción: Las últimas dos semanas estudiamos como el pecado entró en el universo y en nuestro mundo. Esta semana volvemos nuestra atención al primer capítulo de nuestro escape del pecado y la muerte eterna. ¿Por qué Dios decidiría redimirnos? ¿Qué es lo que comenzó nuestra salida del pecado? Aprendimos algo en las últimas dos semanas sobre como evitar el pecado basados en como entró el pecado en el mundo. ¿Qué podemos aprender sobre la justicia basados en como Dios nos dio un medio para salir del pecado? ¡Sumerjámonos en nuestro estudio de la Biblia y aprendamos más sobre los pensamientos de Dios!

 


I.      Nuestra Posición Presente

 

A.      Lee Romanos 3:10-12. ¿Cuál es nuestra condición? ¿Somos capaces de hacer las cosas mejor que Adán y Eva y no meternos en problemas? (¡No! Nadie es justo. Todos pecamos.)

 

A.      Lee Romanos 3:19-20. Si le preguntas a la mayoría de la gente, te dirán que han vivido una buena vida. ¿Sobre que base harían esa afirmación? (La mayoría de la gente basa su afirmación en alguna clase de estándar. Son “buena gente” porque no han sido arrestados, o porque tratan a otros decentemente.)

 

1.      ¿Es esto lo que tú piensas de tu vida?

 

1.      ¿Que dice este texto sobre pensar que somos buenos basados en el estándar de los Diez Mandamientos?

 

1.      Hay solamente Diez Mandamientos, ¿Cómo puede resultar tan difícil guardarlos?

 

1.      Cuando leemos Romanos 3:20, ¿qué aprendemos sobre el propósito de Dios en tener los Diez Mandamientos? (Se nos dice que ninguno será salvo guardando los Diez Mandamientos, nadie es “suficientemente bueno” a través de sus propias acciones. Al menos uno de los propósitos de los Diez Mandamientos es mostrar la verdadera naturaleza pecadora de nuestros corazones. Cuando realmente entendamos lo que significa guardar la ley (lee Mateo 5:21-22 y Mateo 5:27-28), simplemente aprenderemos cuan injustos somos.)

 

I.      Esperanza de Gloria

 

A.      Si no podemos alcanzar el estándar de Dios por nuestros propios esfuerzos al guardar la ley, ¿Que esperanza hay para nosotros?

 

A.      Lee Romanos 5:1-2. ¿Qué es “la esperanza de la gloria de Dios?” (pista: ¡nos da alegría!)

 

1.      ¿Tiene algo que ver con la fe y la gracia? (La gloria de Dios debe significar estar en la presencia de Dios. La gracia y la fe son llaves para acceder a esto.)

 

1.      ¿Que rol juega Jesús en esta esperanza de la gloria de Dios? (Romanos 5:1 nos dice que “a través de nuestro Señor Jesucristo” podemos “mantenernos” en la gracia. Tener la gracia de Dios nos da la esperanza de que estaremos con Él en gloria. Esta es una promesa del cielo. Tomamos posesión de esta promesa por la fe en Jesús.)

 

1.      ¿Que nos da esta esperanza en Jesús? (Nos da (v.1) “paz con Dios” y (v.2) una razón para regocijarnos.)

 

A.      Lee Romanos 5:3-4. Nota esta lista de cosas malas. ¿Terminan en esperanza las cosas malas? ¿por qué esta cadena de cosas termina en esperanza?

 

1.      ¿Por qué seguir hablando de estas cosas malas cuando el sujeto se está regocijando en la presencia de Dios? (La realidad de la vida es que nosotros enfrentamos problemas difíciles de tanto en tanto.)

 

1.      ¿Piensas que esto es verdad en tu vida – que el sufrimiento te causa esperanza? (Parece decir que lo bueno de las cosas malas es que ellas agudizan nuestra esperanza si nos mantenemos fieles. Darse cuenta ahora que no alcanzamos los estándares de Dios nos lleva al punto de darnos cuenta que debemos confiar en la gracia y la paz ofrecidas a nosotros a través de Jesús.)

 

I.      El Plan de Rescate

 

A.      Lee Romanos 5:6. Dada nuestra condición, ¿Cuando y por qué Dios decide que Jesús debería rescatarnos? (La Biblia dice que “en el tiempo señalado.” El “por qué” es que éramos “impotentes” – desesperadamente necesitábamos la ayuda.)

 

1.      Lee Efesios 1:4-6. ¿Cuándo decide Dios este plan? ¿Fue después que vio el lío que Satanás y los seres humanos habíamos hecho de las cosas? (¡Esto nos dice que Dios tenía este plan en mente antes de que el mundo fuera creado!)

 

1.      ¿Significa esto que Dios nos creó sabiendo que haríamos un lío de las cosas (éramos impotentes) y Él tendría que limpiar todo? (Es difícil llegar a cualquier otra conclusión.)

 

A.      Lee Romanos 5:7-8. ¿Qué motivó a Dios a comprometerse en esta clase de conducta extraordinaria por los seres humanos que le habían dado la espalda? (Amor. Dios hizo algo que ninguno de nosotros podría hacer. Lo hizo también porque tiene un amor superior a cualquier cosa que podamos imaginarnos. Dios no esperó hasta que fuéramos buenos, justos o merecedores.)

 

1.      ¿Conoces a alguien que se aleje de la iglesia porque no se sienta “lo suficientemente bueno?” ¿Qué les dice este texto a ellos?

 

A.      Lee Romanos 8:32. Romanos 5:7-8 nos decía que el sacrificio de Dios por nosotros es asombroso. ¿Qué agrega Romanos 8:32 a ese pensamiento? (El sacrificio de Jesús por nosotros no solamente es asombroso sino que muestra que ¡Él nos ama más que a nada! Esto significa que Dios no nos niega ninguna cosa buena. El “por qué” del plan de rescate es que Dios nos ama. ¡eso es asombroso!)

 

A.      Lee Romanos 8:33-34. ¿Que más hace Jesús por nosotros? (Jesús está en el cielo intercediendo por nosotros. Justo como en los tiempos del antiguo Israel, cuando el sumo sacerdote, en el día de la expiación intercedía por el pueblo, así Jesús intercede por nosotros en el santuario celestial.

 

1.      Así tenemos una completa comprensión del equipo de jugadores: ¿quién es ese que trae cargos contra nosotros? ¿quién nos condena? (Apocalipsis 12:10 nos dice que nuestro acusador ha sido “expulsado.” Dos semanas atrás estudiamos Apocalipsis 12:9 y determinamos que el participante “expulsado” era Satanás. El que nos hizo caer en el pecado, ha sido derrotado, ¡pero aún así trae cargos contra nosotros!)

 

1.      ¿Qué pasa con tu esperanza cuando la gente te condena y te acusa?

 

1.      ¿Quién gana en la controversia entre Jesús y Satanás? (El texto del “expulsado” nos dice que Satanás está vencido. Satanás está en el suelo y Jesús es el ganador. Los cargos y acusaciones contra nosotros van al mismo lugar junto con el acusador.)

 

A.      Lee otra vez Romanos 8:34. ¿Por qué Jesús gana por nosotros? (Este versículo nos dice que nuestro Intercesor tiene el oído de Dios. El está a la mano derecha del Padre. Jesús siguió el amante plan celestial y vivió, murió y fue resucitado por nosotros. Ahora Él tiene un lugar especial junto al Padre en donde intercede hablando bien de nosotros al Padre que ya nos ama. ¡Me gusta este plan!)

 

A.      Lee Romanos 8:35. Pregunta “¿Quién nos apartará del amor de Cristo?” ¿Qué puede causar que nos perdamos el plan de Dios y el cumplimiento de Dios en Su parte en este plan?

 

1.      Este texto da varias causas posibles de nuestra separación del amor de Dios. ¿Qué tienen en común todas estas causas? (Son todas malas. Pero, más que eso, todas tienen una fuente externa. Vienen de afuera de nosotros.)

 

1.      Cuando consideras las varias causas posibles de la separación, ¿qué sugiere eso sobre la respuesta a la pregunta en el versículo 35? (Que nada externo puede separarnos del amor de Dios. Esto sugiere que somos los únicos que podemos separarnos a nosotros mismos del amor de Dios.)

 

A.      Lee Romanos 8:37. ¿Quién nos da la victoria sobre todos los problemas externos? (Jesús nos hace “más que vencedores.”)

 

1.      ¿Te sientes un vencedor?

 

A.      Los vencedores a veces descubren que con el tiempo pierden la habilidad de ganarle a sus oponentes. Lee Romanos 8:38-39. ¿Qué nos da esperanza y confianza de que esto no nos sucederá a nosotros? (Dice que nada en toda la creación será lo suficientemente poderoso como para apartarnos de Dios. ¡Alabado sea Dios!)

 

A.      Amigo, ¿Entiendes por qué Dios intervino para salvarte? Su amor está más allá de nuestra imaginación. Aunque día a día la vida puede enfrentarnos con problemas, si decides aceptar el sacrificio de Cristo y Su victoria por ti, no hay nada en toda la creación que pueda separarte de Su amor. ¿Por qué no decides aceptarlo ahora?

 

I.               La Semana Próxima: Se Anuncia La Expiación