<-- Lección 5 Mateo 10: Jesús y Sus Discípulos

Lección 5  Mateo 10: Jesús y Sus Discípulos

(Mateo 10)

    

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione  de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:.

 

Introducción: Nuestra actual serie de estudios de los grandes misioneros está enfocada en la vida y las acciones de estos misioneros. ¿Nuestro objetivo? Deducir como sus vidas y acciones se aplican a nuestras vidas y acciones. Nuestra lección esta semana comienza de manera diferente. En vez de tratar de deducir los principios específicos de nuestros ejemplos misioneros, Jesús simplemente expresa los principios a Sus discípulos. Nuestra única pregunta es si estos mismos principios se aplican a nuestros esfuerzos misioneros. ¡Introduzcámonos en la Biblia y consideremos esto!

 


I.               El Llamado

 

A.               Lee Mateo 10:1. Nota que los doce son tanto llamados como autorizados. ¿Has sido llamado por Jesús? (Lee Romanos 8:28-30. ¿Quieres acelerar el Reino de Dios? ¿Respondes con amor al amor que Jesús te mostró primero cuando murió en la cruz por tus pecados? Si es así, tú has sido llamado.)

 

1.               Cuando eres llamado, ¿Eres también automáticamente autorizado a quitar demonios y curar enfermos físicos y mentales? (El texto hace parecer que la autorización para hacer estas cosas es un asunto separado.)

 

1.               ¿Quién está autorizado a hacer estas cosas? Yo he pasado años orando por varias personas y por sus problemas de salud. Pero nunca he quitado un espíritu y nunca conocí a alguien que se haya sanado automáticamente por mis oraciones. ¿Es que yo no estoy autorizado para esas cosas? (Lee Juan 14:11-14. Estos versículos dicen que si tengo fe, estoy autorizado a hacer estos milagros. No se si es un asunto de falta de fe de mi parte o si no era la voluntad de Dios sanar una enfermedad en ese momento. Quizás no estoy prestando suficiente atención a lo que Dios está haciendo en respuesta a mis oraciones. Por ejemplo, el mes pasado estaba en el hospital orando por un hombre de 85 años que era un fumador de toda la vida y estaba por ser intervenido del corazón y corría riesgo de muerte. Resulto ser que sus arterias estaban limpias. ¿Fueron mis oraciones las que limpiaron sus arterias, o ya las tenía limpias?)

 

I.               Las Instrucciones

 

A.               Lee Mateo 10:5-6. ¿Se aplican estas instrucciones a nosotros? (Lee Hechos 1:8. Vemos que con tiempo el objetivo de audiencia se ha incrementado.)

 

A.               Lee Mateo 10:7. ¿Es este nuestro mensaje o fue un mensaje dirigido solo a una audiencia judía? (Si lees en Hechos 1:4-7, la discusión que Jesús tenía con Sus discípulos justo antes de ascender al cielo, fue sobre la restauración del reino. Jesús no dijo que ellos tenían un mensaje nuevo que estuviera de acuerdo con una audiencia más extensa.)

 

1.               ¿Qué es el “Reino de los Cielos?” ¿Qué crees que pensaban los discípulos que significaba cuando ellos se refirieron al “reino” en Hechos 1:6? (Claramente los discípulos pensaban que Jesús iba a establecer un reino en la tierra. El lenguaje de Hechos  1:6 sobre “restaurar” el reino “a Israel” deja pocas dudas. Jesús se refiere al reino celestial – que es algo más – al menos en el futuro cercano.)

 

1.               Lee Lucas 17:20-24. Esta venida del reino era obviamente un tema candente en los días de Jesús. ¿Cómo describe Jesús el Reino de Dios? (Lo describe de dos maneras. Primero, que esta “dentro tuyo.” Segundo, lo describe como relámpago que ilumina todo el cielo. Jesús no solo estaba con ellos (El les presentó la venida del reino), sino que estaba impartiendo el conocimiento del reino a los discípulos. Sin embargo, al final Jesús vendrá otra vez y será el comienzo del Reino de los Cielos físico.) 

 

1.               ¿Sobre qué deberías estar hablándole a otros para completar el mandato de decirle a otros (Mateo 10:7) que “El Reino de los Cielos está cerca?”  (De ambos.  Del reino dentro de nosotros y de La Segunda Venida.)

 

A.               Lee Mateo 10:8.  ¿Cómo se relaciona esta instrucción de sanar enfermos, resucitar muertos y curar enfermedades con el mensaje de que el Reino de los Cielos está cerca? (¿No son acaso todas estas soluciones del “reino?”  En la eliminación de la muerte, enfermedad, angustia y dolor vemos el Reino de Dios. Apocalipsis 21:3-4.)

 

1.               ¿De qué está hablando Mateo 10:8 cuando dice lo que de gracia recibisteis, dad de gracia? (Del mensaje de salvación y de la disponibilidad del poder del Espíritu Santo. No pagamos por esas cosas, así  es que ¿por qué no compartirlas gratuitamente con otros?)

 

A.               Lee Mateo 10:9-10. ¿Cómo deberían ser financiados los esfuerzos misioneros? ¿Deberías pagar por tus propias expensas? (No. Se te debería pagar para hacer esto.)

 

1.               ¿Y si tuvieras el dinero y pudieras afrontar el pago de tus propias expensas? (El texto parece asumir que el discípulo podía traer su propio dinero y ropa adicional.)

 

1.               ¿Qué dices de Pablo, quien en 1 Corintios 9 dice que el tiene el derecho de que se le pague para hacer el trabajo misionero, pero que se enorgullecía (1 Corintios 9:15) de pagarlo por si mismo? Si Jesús nos dice que no paguemos por nosotros mismos, ¿cómo puede Pablo enorgullecerse de pagar a su manera? (Si lees en 1 Corintios 9, verás que Pablo considera el apoyo de otros un derecho al cual el ha renunciado.)

 

A.               Lee Mateo 10:11-13. ¿Qué beneficio podemos obtener albergando y alimentando a un misionero? (La paz descansará en tu hogar.)

 

1.               ¿Qué crees que significa tener “paz” reposando en tu hogar? (El Comentario de Adam Clarke revela que entre los hebreos este termino tenía “un significado muy extenso: Comprendía todas las bendiciones, espirituales y temporales.”)

 

1.               Si el misionero tenía esta paz que dar (o devolver), ¿Qué sugiere esto sobre la vida del misionero? (¡Estas bendiciones eran parte de la vida del misionero!)

 

A.               Lee Mateo 10:14-15. ¿Qué lección aprendemos sobre las veces en que otros rechazan nuestro mensaje misionero?

 

1.               ¿Cómo distinguimos entre malgastar nuestro tiempo y darle a otros una segunda oportunidad?

 

a.               ¿Es una perdida de nuestro tiempo darle a otros una segunda oportunidad – en el sentido en que podríamos estar presentándole el evangelio a alguien más? (Para mi, construir una relación es importante para compartir el evangelio. Si he estado construyendo una relación y obtengo una reacción neutra, necesito estar seguro de que mi mensaje no será aceptado al final, antes de abandonar.)

 

A.               Lee Mateo 10:16. ¿Qué rol juega el espíritu Santo en este proceso de convertir a otros? (Juan 16:7-9 nos dice que el Espíritu Santo nos convence de pecado, de justicia y juicio.)

 

A.               ¿Podemos confundir nuestro rol con el del Espíritu Santo?

 

1.               ¿Es posible lo contrario? (Nuestros esfuerzos necesitan ser bañados en oración y necesitamos pedir por la dirección, ayuda y bendición del Espíritu Santo. Pero, no es ahí donde terminan las cosas. Jesús nos dice que usemos nuestros cerebros cuando trabajamos para convertir a otros.)

 

I.               La Advertencia

 

A.               Lee Mateo 10:21-22 y Romanos 2:9-10. ¿Cómo puedes reconciliar estos dos textos?  ¿Cómo pueden “todos los hombres” odiarnos cuando al menos algunos están siendo convertidos? (Yo creo que Jesús estaba advirtiendo a Sus discípulos (y a nosotros, como segundo sujeto), que no solo por hacer “la obra de Dios,”  significa que todos tengamos paz y estemos tranquilos.)

 

A.               Lee Mateo 10:23. ¿Estaba Jesús dándoles una falsa esperanza sobre Su Segunda Venida?  ¡Si yo escuchara esto, pensaría que si llevo el mensaje a lo largo de mi país, Jesús vendría mientras estoy vivo! (Hay al menos un par de teorías  sobre esto. Una dice que “El Hijo del Hombre viene” se refiere a la destrucción de Jerusalén la cual tuvo lugar mas o menos 40 años atrás. Otra es que el texto sería mejor traducido como diciendo que las ciudades serán “perfectamente instruidas.” Israel no está aún “perfectamente instruida. Mi pensamiento es que Jesús está enviando a los discípulos a una carrera de práctica. Jesús vino a ellos en poder cuando él murió, fue resucitado y pasó tiempo con ellos. Todo esto sucedió antes de que ellos hubieran terminado su trabajo en Israel.)

 

A.               Lee Mateo 10:32-33. ¿Te avergüenza atestiguar de la verdad?   ¿Ser un misionero?  ¿Qué promesa y advertencia se nos dan si rehusamos esta misión?

 

A.               Amigo, ¿Y tú? ¿Estás dispuesto a ser un misionero? ¿Y solo testificar a tus vecinos? ¡Si te avergüenza decidirte por Jesús, piensa en la idea de que Jesús se avergüence de decidirse por ti!

 

I.                   La Semana Próxima: El Salvador Compasivo.