<-- Lección 6 El Desafío de Sus Dichos

Lección 6 El Desafío de Sus Dichos

(Mateo 19 y 20)

    

Copr. 2007, Bruce N. Cameron, J.D. Todas las referencias de las escrituras son de la Nueva Versión Internacional. (NVI), copr. 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional, al menos que se mencione  de otra manera. Las citas de la NVI son usadas con autorización de Publicadores de la Biblia Zondervan. Las respuestas sugeridas se encuentran entre paréntesis. Si usted normalmente recibe esta lección por e-mail, pero se ha perdido una semana, puede encontrarla haciendo clic en el siguiente link:.

 

Introducción: ¿Alguna vez deseaste que Dios se sentara a tu lado y te explicara qué es lo que Él piensa que deberías hacer y qué no? No hay necesidad de tener dudas. ¡Ahora tú sabes! Yo he tenido estos pensamientos muchas veces. A veces las enseñanzas de Jesús son confusas. Por otra parte, me conozco lo suficiente como para saber que a veces me gusta un poco la ambigüedad.  De esa manera puedo hacer lo que quiera y aún persistir en mi autoengaño de que estoy haciendo la voluntad de Dios. Esta semana miramos a los dichos de Jesús que, si los comprendemos correctamente, nos desafían a un nivel muy alto de confianza. ¡Introduzcámonos en la lección y aprendamos más!

 


I.              Divorcio

 

A.              Lee Mateo 19:3. ¿Por qué piensas que esta es una prueba para Jesús? ¿No seria natural para Él decir, “¡Por supuesto, no puedes divorciarte por ninguna razón!”? (Hay dos escuelas de pensamiento entre los fariseos. La escuela liberal de Hillel pensaba que un hombre podía divorciarse de su esposa por razones triviales tales como quemar el desayuno. La escuela conservadora de Shammai pensaba que solo podías divorciarte de tu esposa por conducta indecente o irrespetuosa.)

 

A.              Lee Mateo 19:4-6. ¿Aprobó Jesús alguna de esas dos posturas prevalecientes entre los líderes judíos? (Jesús dice que el modelo es el matrimonio para toda la vida.)

 

A.              Lee Mateo 19:7. ¿Permitió Moisés el divorcio, siendo guiado por Dios? (Lee Deuteronomio 24:1-4. Este es el origen de las dos escuelas del pensamiento judío. Lógicamente, la conducta “indecente” sería algo menos que el adulterio o la fornicación pre matrimonial, porque la muerte y no el divorcio, era la pena por adulterio o fornicación. Deuteronomio 22:13-22.)

 

A.              Lee Mateo 19:8.  Moisés no parte hacia su propia aventura. El escribió siendo inspirado por Dios. ¿Cómo explica Jesús la diferencia entre lo que Él (Dios) está diciendo directamente y lo que Dios dijo a través de Moisés? (El dice que Dios se adaptó al corazón pecaminoso del pueblo. Tuvo que tolerar el pecado. El Comentario Bíblico Wycliffe dice que la ordenanza de Moisés era “una protección para las esposas de los caprichos de los hombres, no una autorización para que los esposos se divorciaran a voluntad.”)

 

1.              Detengámonos y consideremos esto un momento. ¿Pueden estar sujetas a cambios las reglas contra el pecado? ¿Se comprometerá un Dios justo con el pecado?

 

1.              Si la dureza del corazón es una excusa, ¿Están excusados hoy los que tienen el corazón endurecido?  

 

A.              Lee Mateo 19:9.  ¿Qué dice Jesús sobre el divorcio aparte de la “infidelidad conyugal?” (“inmoralidad sexual” es la manera en que esta palabra griega es traducida a menudo.) (¡Jesús dice que es adulterio!)

 

1.              Como podemos ver, la pena por adulterio era la muerte. Es uno de los Diez Mandamientos (Éxodo 20:14). Jesús confirma que el divorcio irresponsable es un problema moral mayor. ¿No es el pecado, pecado en todos los tiempos?  ¿Por qué el divorcio estaba “bien” en los tiempos de Moisés y no estaba “bien” en los tiempos de Jesús? (Lo que yo veo aquí es La Gracia. Jesús no se equivoca en el nivel, en el ideal. Pero Dios mostró su Gracia con el pueblo.)

 

a.              Estoy seguro que algunos de ustedes están diciendo, “¡Espera un minuto! ¿Y qué pasa con la gracia hacia las mujeres que eran divorciadas por razones triviales?” (En la cultura judía solo los hombres podían divorciarse. Dios mostró su gracia hacia los pecadores. Estas mujeres no eran pecadoras en este contexto. El ideal de Dios era que sus esposos no se divorciaran de ellas.)

 

A.              Lee Mateo 19:10. ¿Cómo resumirías la reacción de los discípulos? (Estaban totalmente sorprendidos. Si las reglas van a ser así de estrictas, mejor no casarse.)

 

1.              ¿Qué te dice esto sobre el estado del matrimonio en esos días?

 

A.              Lee Mateo 19:11-12. ¿Que piensas que significa esto? ¿A qué “palabra” se está refiriendo Jesús?

 

1.              ¿Está enseñando Jesús que aquellos que no pueden aceptar Sus reglas estrictas sobre el divorcio están libres de ellas?

 

1.              ¿O está enseñando Jesús que solamente aquellos que puedan seguir las reglas deberían casarse? (Si miras el contexto, Jesús está diciendo lo segundo – no te cases si no puedes seguir las reglas. Los discípulos solo terminan diciendo “es mejor no casarse.” Jesús entonces da una lista de razones de porqué una persona podía elegir o ser forzada a desistir del matrimonio.)

 

1.              ¿hay una aplicación lógica de las afirmaciones de Jesús al argumento de que los homosexuales nacen así y de esta manera el matrimonio de homosexuales es un derecho natural? (Si, aunque la lógica no es perfecta. Jesús dice que algunos nacieron con barreras para el matrimonio, algunos fueron hechos así por otros, y algunos tomaron esa decisión para agradar a Dios. Hay un número de razones, algunas involuntarias, de porqué esas personas no deberían casarse.)

 

I.              Dinero

 

A.              Cambiemos a otro tema difícil. Lee Mateo 19:16-17. ¡Tanto por la justificación por la fe! ¿Crees que Jesús quiso decir lo que dijo?

 

A.              Lee Mateo 19:18-19. ¿Qué hay de raro en esta lista de mandamientos? (Solo pone en la lista cinco de los Diez Mandamientos y agrega un mandamiento extra “resumido”)

 

1.              ¿Que es lo que Jesús deja afuera? (Todos los mandamientos que tienen que ver con nuestras obligaciones con Dios.)

 

A.              Lee Mateo 19:20-22. ¿Crees que este hombre hubiera ido al cielo si vendía todo lo que tenía? ¿Hubiera sido “perfecto” entonces?

 

1.              ¿Dónde encuentra Jesús el “mandamiento” de convertirse en un ser perfecto a través de una  venta de garaje? (Esto resume los mandamientos perdidos sobre nuestras obligaciones con Dios. Este joven confía en su riqueza para su seguridad y reputación. Jesús lo invita a simplemente confiar en Dios.)

 

1.              ¿Y tú? ¿En quién o qué depositas tu confianza?

 

A.              Lee Mateo 19:23-25.  Los discípulos están teniendo un día difícil. Ellos descubren que se supone que deben casarse para toda la vida y que el dinero es algo malo. ¿Por qué estaban atónitos los discípulos sobre las afirmaciones de Jesús sobre las riquezas? (Lee Deuteronomio 28:1-2, 12 y Eclesiastés 10:19. Los discípulos conocían su Biblia, ¡las riquezas eran una bendición de Dios!  Era la respuesta para todo. Jesús estaba contradiciendo su comprensión de las riquezas.)

 

1.              Si la riqueza es una bendición de Dios, ¿Por qué es difícil para un hombre rico entrar en el cielo? ¿No deberíamos esperar que todos los que entren al cielo sean ricos porque eso refleja las bendiciones de Dios? (Creo que este es un discurso muy largo sobre la salvación. No somos salvos por guardar los mandamientos. Obedecer a Dios trae bendiciones y riqueza. Pero lo que trae salvación es creer y confiar en Dios. La riqueza es una tentación, porque nos inspira a confiar en ella en lugar de en Dios. ¿Por qué? Como señaló el rey Salomón, “el dinero es la respuesta para todo.” ¡Pero no lo conviertas en Tu respuesta!)

 

A.              Lee Mateo 19:27. Pedro dice, “Señor, ¡nosotros ya pasamos esta prueba!” “¿Y qué obtenemos?” ¿Que obtenemos por confiar en Dios? (Lee Mateo 19:28-29.  Jesús responde ¡obtienes el cielo, tronos, gloria y 100 veces más de lo que invertiste!)

 

A.              Lee Mateo 19:30. ¿Qué significa esto? ¿significa que el hombre que tenía riquezas, y parecía ser primero en esta tierra, será ahora el último?

 

I.                                      Trabajo

 

A.              Vamos a la siguiente historia. Lee Mateo 20:1-2, 9-15. ¿Está defendiendo Jesús los salarios injustos?

 

A.              Lee Mateo 20:16. ¿Cuál es la parte interesante en esta historia?

 

1.              ¿Has visto este punto antes? (Si. Mateo 19:30.)

 

a.              Si es así, ¿como se aplica aquí? ¿por qué la simple falla de levantarse temprano significa que eres recompensado? ¿y que hay con eso de “al que madruga Dios lo ayuda?”

 

A.              Volvamos a ver estas dos historias:

 

1.              ¿Creía el joven rico que podía ir al cielo haciendo algo? (Si. Mateo 19:16 "Qué... debo hacer....")

 

1.              Jesús le mostró que el no podía hacer lo suficiente.

 

1.              ¿Creían los discípulos que podían llegar al cielo por lo que habían hecho? (Si. Mateo 19:27: “Hemos hecho todo, ¿cuál es nuestra recompensa”?)

 

1.              ¿Que nos dice la parábola de los viñadores sobre la relación entre nuestro trabajo y nuestra recompensa? (¡Que no hay ninguna relación!)

 

1.              ¿Que tuvieron en común todos los trabajadores? (Acordaron en trabajar cuando se les pidió.)

 

1.              ¿Arroja luz esto sobre la histórica enseñanza de Dios sobre el matrimonio? (El ideal de Dios es simple: Matrimonio para toda la vida, sin divorcio. Pero, una larga vida matrimonial no te da la entrada al cielo.)

 

A.              ¿Qué te habilita para obtener la entrada al cielo? (Tu respuesta a la invitación de Jesús a venir a Él. Arrepiéntete y ven. El cielo es un regalo de Jesús.)

 

A.              ¿Que necesitas para aceptar este regalo? (Este es el significado de la afirmación “los primeros serán postreros.” La regla de vida del joven rico era estar acostumbrado a ser “mejor” a causa de su dinero. Los trabajadores estaban acostumbrados a que se les pagara más por su diligencia. Este no es el sistema operativo para el Reino de Dios. Mientras menos confíes en ti mismo, más posibilidades tienes de confiar en Dios.)

 

A.              Amigo, ¿aceptarás el desafío de confiar en Dios? ¿te esforzarás por el ideal de santidad en tu vida?

 

I.              La Semana Próxima: El Enigma de Su Conducta.